Los gatos son animales ariscos, pero a la vez muy fieles con sus dueños. Estos misteriosos animales podrían ser la mascota ideal para ti si te gusta un pequeño peludo curioso, silencioso y sigiloso. Sin embargo, sus cuidados no se deben dejar pasar por alto porque es una especie que, como todos, tiene necesidades especiales que el amo debe atender y tomar en cuenta. Llevar un gato a casa es una experiencia emocionante. ¡Te lo contamos todo!

Los gatos, y sobre todo los más pequeños, son curiosos por su carácter natural e investigan todos los objetos a su alrededor tocándolos, oliéndolos y además, probándolos. Al traer uno al hogar, por supuesto que éste querrá explorar todo y, a diferencia de nosotros los humanos, no es capaz de diferenciar entre lo bueno o malo, o lo peligroso.

Si no estás completamente seguro de cómo preparar tu casa “a prueba de gatos”, te dejamos una lista de sugerencias para que la experiencia para ambos sea la mejor y tu felino sea más que feliz a tu lado.

Casa a pruebas de gatos

  • Cuando lleves por primera vez a tu gatito a casa, asegúrate de mantener todas las ventanas y puertas cerradas hasta que se él o ella se haya adaptado totalmente, además es importante que tenga colocadas todas sus vacunas y preferiblemente que esté esterilizado.
  • Por otro lado es importante que cubras todos los cubos o tobos de la cocina y el baño tenga tapa a prueba de zarpa, ¡y no querrás jamás dejar basura a su merced, el desastre será horrible y le podría hacer daño!
  • Cierra las puertas del horno, el refrigerador, también microondas, secadora y lavadora porque a los gatitos les apetece estos lugares para resguardarse y crear su espacio, asegúrate de que todos sepan que podría estar allí.
  • Las tapas de los inodoros deben estar bajadas para que no se caiga dentro o beba de ellos.
  • Esconde los cables eléctricos que estén colgantes detrás de los muebles o por otros lugares. Existen protectores gruesos en la ferretería.
  • Guarda tus bolsas de plástico, de esas que obtienes en el supermercado, en un lugar seguro, porque si las mastican, sería algo sumamente riesgoso.
  • Las llamas y los gatos no se llevan bien, así que ten cuidado con las estufas, inciensos o fogatas.
  • Si no quieres que tus cortinas, persianas o arreglos se destruyan, acórtalas y retíralas del alcance de sus poderosas zarpas.
  • No dejes comida por los mesones, ellos pueden trepar y cogerse todo lo que tienen a su vista, lo cual también podría implicar un gran riesgo y peligro para tu felino.
  • Como a los gatos aman trepar, protege tus muebles para que no los rasguen.

El aseo

asear a tus gatos

La limpieza y baño de tu gato no consiste nada más en que se vea guapo. Al retirar el pelo muerto y mantener su pelaje y piel sana, no solo contribuirá a su aseo sino que generará una relación más estrecha contigo y te dará la oportunidad de comprobar que su salud general sea óptima.

El aseo es un aspecto fundamental a la hora de aprender a cuidar a un gato, pero gracias a que su pelaje es corto y suave, es más dócil. Lo más recomendable es que tu gato se acostumbre al aseo desde pequeño para que sea más fácil esto a lo largo de su vida.

La buena noticia es que casi todos los gatos –por no decir todos- tienen en cuenta tus cuidados llenos de amor y le encantará ser aseado y apenas vean su peine o los instrumentos que usas habitualmente para ello, correrá hacia a ti.

Cómo Bañarlo

Aunque la mayoría de estos animales pasan su vida sin la necesidad inminente de tomar un baño, un chapuzón rápido de vez en cuando no está mal. Requerirá de un champú especial para cuidar su piel o incluso para prevenir problemas en su pelaje. A pesar de que todos creen que los gatos odian el baño, muchos lo adoran sobre todo los más pequeños. Podría disfrutar de baños calientes ocasionalmente.

Bañar a un gato puede ser difícil y es una realidad, así que si te resulta muy complicado, puedes recurrir a un peluquero felino especial que te ayudará a tu gato en perfectas condiciones y feliz en su aseo. Sin embargo, recuerda que ellos mismos pasan su lengua para limpiarse, lo cual está bien. Solo revisa los signos que te mande y mientras esté saludable y contento, bastará. Las revisiones de veterinario siempre serán buenas para su control.

En fin, estos felinos podrían ser la mascota idónea, solo hay que saber tratarlos, conocer sus características y darles mucho amor para una convivencia plena y amena. Respeta su espacio y su carácter, ¡ambos serán una excelente pareja!