Cuando se trata de mascotas, el término «condición corporal» generalmente se refiere a si una mascota está demasiado delgada, gorda o en buenas condiciones. Es una medida imprecisa. La evaluación de la condición corporal ayudará a mantener a su mascota saludable al permitir la detección de cambios en el peso que podrían indicar un problema. 

La pérdida de peso o una condición de bajo peso puede indicar un problema de salud. Por el contrario, el aumento de peso debe controlarse para prevenir la obesidad y sus problemas de salud asociados. En algunas mascotas, es bastante fácil evaluar la condición corporal visualmente y por tacto. En el caso de las aves, el pesaje frecuente es la mejor manera de controlar su condición.

 

Pesaje de Aves

Es mejor obtener una buena báscula (por ejemplo, una báscula para aves, una báscula postal o cualquier otra báscula que pese en gramos) y monitorear periódicamente el peso de su ave. 

Las aves son expertas en ocultar signos de enfermedad, por lo que darse cuenta de la pérdida de peso es a menudo la mejor manera de detectar un posible problema de salud. Los expertos recomiendan pesar a los loros bebés diariamente, y los loros más viejos deben pesarse al menos una o dos veces por semana. 

Mantenga un buen registro del peso de su ave para que pueda notar las tendencias rápidamente. Una pérdida de peso del 5% es muy grave para un ave, y sólo se detectará pesando regularmente a su ave.

ave-saludable

Sentir el Hueso de la Quilla

Esto es muy impreciso y definitivamente no es la mejor manera de monitorear la condición de su ave. Cuando estás escogiendo una nueva ave, es una buena y rápida manera de evaluar la condición corporal y evitar a las aves con bajo peso (y posiblemente enfermas). 

La quilla es un hueso largo, delgado y plano que sobresale en ángulo recto de la pared torácica (esternón) del ave. Los músculos se unen a ambos lados del hueso de la quilla, y el borde del hueso puede sentirse corriendo por la línea media del ave desde el pecho hasta el vientre.

Para sentir la quilla, sostén al ave de espaldas y palpa en la línea media del pecho y el vientre con un par de dedos. La quilla baja longitudinalmente por el pecho y el vientre, y es mejor palpar la prominencia de la quilla moviendo suavemente los dedos de lado a lado sobre ella.

Normalmente, se puede sentir el borde del hueso, pero es más o menos uniforme con los músculos en el pecho del ave, por lo que no es muy prominente. En un ave delgada (con peso inferior al normal), el hueso de la quilla es muy prominente y el borde del hueso se siente muy afilado. En un pájaro obeso, es muy difícil sentir la quilla (a menudo sólo hay una ranura donde normalmente se sentiría la quilla). 

Las aves recién destetadas suelen ser un poco delgadas, pero lo ideal es que el ave esté en buenas condiciones, donde se pueda sentir la quilla fácilmente, pero no es demasiado prominente.