4.5/5 - (10 votos)

Cuando se trata de mantener a tu perro activo y sano, ¿qué se te ocurre? Si eres como la mayoría, es posible que pienses en pasear a tu perro, proporcionarle la mejor dieta y llevarlo periódicamente al veterinario. Sí, todo esto es vital para la salud de tu perro. Sin embargo, es importante no pasar por alto el poder del juego. Jugar con tu perro beneficia a su cuerpo, su mente y su espíritu. ¿Por qué es tan importante el juego para nuestros compañeros caninos? Sigue leyendo para descubrir cómo el juego puede ser un asunto serio para tu mejor amigo. 

¿Por qué juegan los cachorros? 

Si has tenido a tu perro desde que era un cachorro, es probable que hayas sido testigo de una parte importante de su desarrollo: el juego. Los cachorros utilizan el juego para aprender sobre el mundo que les rodea. Exploran el mundo con la boca mientras muerden y mastican. Los cachorros también aprenden sobre los límites y la socialización mientras luchan, tiran y mordisquean. Durante esta fase, los cachorros aprenden la inhibición de la mordida hacia sus compañeros de juego. A medida que hunden esos dientes de leche en otro cachorro y este grita, verás como este interrumpe el juego o le reprende, de esta manera ellos aprenden que morder demasiado fuerte no es divertido. 

Muchos creen que el juego entre cachorros y el juego entre cachorros y perros adultos son los primeros pasos en el aprendizaje de la mentalidad y la coordinación de la manada. Aprender a funcionar dentro de la manada mantiene a todos los perros más seguros, les permite cazar con más eficacia y facilita la crianza de nuevas generaciones. 

Por supuesto, el juego no sólo tiene que ver con el desarrollo psicológico. También ayuda a los cachorros a aprender habilidades motoras. Si alguna vez has visto a un cachorro tropezar con sus propias patas, es porque no tienen la misma coordinación que los perros adultos. Todavía están aprendiendo a mantener el equilibrio y a desenvolverse en el mundo que les rodea.

Sin el juego, la vida de un cachorro sería muy diferente.  

¿Cómo beneficia el juego a los perros adultos? 

A medida que los perros crecen y se desarrollan, pueden seguir beneficiándose de los momentos de juego con su dueño y con otros perros. De hecho, los estudios demuestran que, los perros prefieren jugar con sus dueños que de forma independiente. ¿Qué puede obtener su perro de un rato de juego con usted? 

1. El juego refuerza el vínculo humano-perro 

Al igual que el tiempo de juego para los cachorros les enseña a relacionarse y a socializar, el hecho de divertirte un poco con tu perro le demuestra que te preocupas por él. El juego le proporciona a tu perro atención individualizada, lo que le ayuda a sentirse como una parte especial de su vida. El juego también aumenta la confianza y la comprensión de tu perro hacia ti.

Por ejemplo, si juegas a buscar la pelota, (hablando de pelotas, hemos encontrado una con muy buenas opiniones en BoomAttitute.es, no dudes en darle un vistazo)  tu perro tiene que confiar en que la lanzarás cuando te la traiga. Cuando lanzas la pelota, se consolida su capacidad para predecir tus acciones y confiar en ti con una de sus pertenencias favoritas. 

2. Jugar le proporciona a tu perro una muy necesaria descarga de energía  

Nuestros perros pasan gran parte del día dentro de casa, a menudo durmiendo. Levantarse y estar activo les permite quemar el exceso de energía. Esta es la misma energía acumulada que puede dar lugar a comportamientos negativos o destructivos, como ladridos excesivos o morder objetos inapropiados.

Cuando tu perro haya terminado de jugar, dormirá profundamente y se despertará sintiéndose descansado y relajado. 

3. Los perros nunca son demasiado mayores para aprender jugando

Cuando tu perro juega, activa todos sus sentidos. Esto ayuda a que el cerebro siga desarrollándose. Esas lecciones de cachorro sobre las texturas, la coordinación y la socialización nunca terminan.  

Además, el tiempo de juego puede ser el mejor momento para trabajar el adiestramiento y las habilidades. A la mayoría de los perros les encantan los retos. También les encantan los juegos como el de la distancia, la búsqueda y el tira y afloja. Mientras juegas con tu perro, puedes incorporar tareas de adiestramiento como una forma de que se gane la recompensa positiva de que le lancen la pelota o que tenga acceso a un juguete para masticar.  

jugar con perros

4. El juego mejora el bienestar mental de tu perro  

Cuando tu perro juega, su cerebro libera endorfinas positivas que generan alegría y felicidad. Los efectos de estas endorfinas duran mucho tiempo después de que el tiempo de juego haya terminado. Esto le proporciona a tu cachorro adulto salud emocional y equilibrio hormonal para una vida mejor.  

Además de hacer que tu perro se sienta bien, la estimulación mental puede tener un impacto profundamente positivo en los perros que luchan contra la demencia y el Alzheimer. Se ha demostrado que participar en juegos ralentiza la progresión del deterioro cognitivo canino. 

5. Jugar ayuda a aumentar la confianza de tu perro  

Dado que el tiempo de juego fortalece la corteza prefrontal de tu mascota (el área del cerebro que les ayuda a tomar decisiones y a ejercer la contención), los perros que juegan más a menudo experimentan una mayor sensación de confianza. El tiempo de juego ayuda a tu perro a ejercitar su capacidad de tomar decisiones acertadas, lo que se extiende más allá del juego. Cuando tu perro quiere jugar con un compañero canino, puede acercarse a su compañero de juego con mayor seguridad de que sabe lo que está haciendo. 

¿Cómo animar a tu perro a jugar? 

Incluso si tu perro parece menos interesado en jugar desde que maduró, no hace falta mucho para atraer a tu perro a la diversión y los juegos. A algunos perros les basta con que su dueño les diga con entusiasmo que es hora de jugar. Otros perros no pueden resistirse a la vista de un juguete nuevo. Y, por supuesto, pocos perros pueden resistirse al sabroso aroma y al rico sabor de las golosinas.  

Si busca nuevas formas de jugar con tu perro, prueba alguna de estas técnicas: 

  • Golosinas escondidas en una bandeja de magdalenas: Utilizando una bandeja para magdalenas, esconde pequeños trozos de una golosina. Tu perro se divertirá tratando de encontrar una sabrosa recompensa escondida. 
  • Crea una caja de “snuffle”: Con una caja de cartón, esconde una o dos golosinas en el fondo de las capas de toallas, mantas y almohadas. A continuación, observa cómo tu perro saca capa tras capa de la caja, hurgando y resoplando hasta que encuentre su premio. 
  • Escondida: Ejercitar el olfato de tu perro puede ser muy beneficioso. Mientras tu perro está fuera de la habitación, esconde pequeñas golosinas aquí y allá. A continuación, deja que tu perro entre y olfatee el sabor y la diversión. 

Como dueño de un perro, incluso tú te beneficias de jugar con él. Al pasar tiempo con tu perro, tu cerebro también libera endorfinas. Y los estudios demuestran que pasar tiempo con tu mascota es excelente para la salud de tu corazón.

Siempre es el momento adecuado para jugar  

Independientemente de la edad, el nivel de actividad o la capacidad física de tu perro, el juego es importante. No olvides que tu perro depende de ti para sus oportunidades de juego. Así que invierte en algunos juguetes nuevos, pide los juguetes favoritos de tu perro y ¡a DIVERTIRSE!