Es divertido pensar que los cachorros sufren de los terribles celos, pero los dueños de mascotas saben que este tipo de sentimiento involucra una campaña de terror con dientes y mordiscos. En consecuencia, las mascotas se enfrentan a lesiones graves por ser celosos. Si como dueño no sabes cómo hacer para que los perros se lleven bien, ¡estás en el lugar correcto!

Más a menudo, este tipo de comportamiento es simplemente una competencia sana. En términos de evolución, la competencia ofrecía al «ganador» la posibilidad de ganar más y, por lo tanto, de sobrevivir. Es por eso que el comportamiento celoso, más exactamente llamado competencia, podría ser considerado un mecanismo normal de supervivencia.

Por Qué Los Cachorros Compiten

Los cachorros pueden competir, pero aún así se llevan bien en la mayoría de los casos. Sin embargo, cuantas más mascotas tengas, mayor será la posibilidad de que las rivalidades entre mascotas se te vayan de las manos. Es un juego de números: dos mascotas generalmente se aman, o al menos aprenden a tolerarse mutuamente. Tres mascotas también pueden llevarse bien, pero a menudo una de las mascotas es intimidada por lo demás perros. Cuatro o más mascotas prácticamente garantizan problemas serios que requieren manejo.

El territorio, la personalidad y los recursos influyen en el desarrollo o no del conflicto de rivalidad. El territorio más importante para una mascota eres TÚ (su dueño), y el acceso a tu atención puede ser muy grande. Las disputas territoriales suelen surgir por discusiones sobre recursos limitados (alimentos, juguetes, cajas de arena, camas, y más). Para mantener a tus perros divertidos  y evitar situaciones de disputa, puedes probar el juego lanzador de pelotas para que todos puedan divertirse juntos.

juguetes-para-cachorros

Las personalidades complementarias de las mascotas pueden mantener la paz. Por ejemplo, tener una mascota a cargo que sea segura de sí misma y que no sea desafiada por la personalidad de otra mascota. Pero dos aspirantes que discuten sobre quién está a cargo, o una mascota abusiva emparejada con un tipo violeta, pueden ser una miseria con la que vivir para los demás perros.

La raza de los animales, el género y el estatus sexual importan. Los peores problemas parecen surgir de las mascotas del mismo sexo y de la misma especie. Es decir, dos perras o dos perritos (o dos gatas o gatos machos) parecen tener problemas con más frecuencia. La esterilización puede ayudar a nivelar el campo de juego al reducir el estrés hormonal, algo que puede provocar rivalidades.

Cuando las mascotas están bien socializadas con otras especies no hay problemas. Las relaciones «perro-gato« tienen la menor rivalidad porque compiten principalmente por diferentes recursos (juguetes, inodoros y camas diferentes). Los perros bien adaptados también tienden a llevarse bien. La rivalidad entre gatos es más común, especialmente cuando un gato nuevo llega a la casa y al territorio de un gato residente.

 

Cómo Se Ven Los Celos

Hay una variedad de comportamientos que surgen de la rivalidad de las mascotas. Pensamos que las rivalidades entre mascotas son como peleas de derribo y arrastre, pero hay que poner un límite. La mayoría de estos comportamientos son muy sutiles. Los propietarios no pueden notar la mirada silenciosa del cachorro para controlar el acceso a la sala de estar. O no entender la pata del perro colocada sobre un juguete -o su pie- para reclamar propiedad.

como educar a un perro

Los dueños deben preocuparse por la rivalidad entre mascotas si/cuando las conductas provocan miedo y/o riesgo de daño físico a la otra mascota. Las mascotas pueden permitirse comportamientos de juego que pueden confundirse con agresividad. Tú sabrás que sólo están jugando cuando ambas partes regresan por más. Si en vez de eso uno se esconde o huye de los encuentros, no es juego. Los perros señalan que juegan con comportamientos exagerados (jugar a la reverencia) y pueden quejarse, gruñir y ladrar durante el juego. Los gatos juegan en silencio, por lo que las vocalizaciones de un gato van en serio.

3 Maneras de Reducir La Competencia

El mundo de las mascotas no es una democracia. Habrá una mascota que siempre estará por encima de la otra y que el ganador puede ser diferente de una habitación a otra. Reconocer quién debe ser el «rey» y apoyarlo. Por lo general, esa es la mascota más vieja y/o la que ha estado en la casa por más tiempo. La mascota más saludable o (en una casa de perros/gatos) la mascota más segura de sí misma también. En otras palabras, es probable que tu nuevo cachorro no llegue a ser el «perro al mando « hasta que crezca, así que evita darle un trato preferencial porque eso puede molestar a la mascota que en teoría es el  «verdadero» jefe y prolongar los comportamientos de rivalidad.

 

Esto Es Lo Que Hay Que Hacer

  • Dar un trato preferencial a la Mascota Rey:

    Alimenta primero al rey, juega con él primero, permítele el acceso a los mejores lugares (como tu regazo), y generalmente deja que la otra mascota conozca las reglas del rey. Luego presta especial atención al perro que esté segundo al mando,
    pero solo cuando el dominante no esté cerca para ver u objetar. Por ejemplo, el segundo al mando tiene un tiempo especial al aire libre, además de paseos en auto que el perro dominante (el Rey) no consigue, pero a eso no le molesta al rey. Sin embargo, en la casa, él tiene prioridad.

juegos-de-cachorros

  • Crea una casa de abundancia:

    Esto significa que debes proporcionar múltiples recursos para que las mascotas no tengan motivos para discutir sobre un solo hueso o una sola bola o sobre una sola caja de arena. Asegúrate de tener MUCHOS juguetes y golosinas, lugares de descanso y lugares para esconderse. Si un juguete masticable causa demasiadas discusiones, tíralo a la basura. Supervisa a sus mascotas e interrumpe las conductas problemáticas en lugar de dejar que continúen.

  • Obtén ayuda profesional:

    Si tienes una situación peligrosa y temes que se produzcan lesiones físicas, ¡consigue ayuda profesional! Cuanto más tiempo las mascotas «practican» un comportamiento (incluso los malos), más tiempo tardan en cambiar ese patrón.

    Los especialistas en conducta veterinaria, los adiestradores de perros y los consultores en conducta animal con experiencia en la dinámica tienen el conocimiento para ofrecer ayuda muy específica basada en las circunstancias individuales de las mascotas.