Cinco Problemas Comunes de Salud en los Caballos y Cómo Prevenirlos

Cinco Problemas Comunes de Salud en los Caballos y Cómo Prevenirlos

A veces, un veterinario puede hacer que tu caballo vuelva a la normalidad; desafortunadamente, ese no es siempre el caso. Evitar las dolencias es la mejor medicina, por lo que compartimos cinco problemas comunes de salud en los caballos y cómo prevenirlos. Ten en cuenta que esta es solo una breve descripción general, destinada a llamar tu atención sobre los siguientes problemas. Te recomendamos encarecidamente que busques fuentes veterinarias profesionales para obtener más información.

1. Artritis

La osteoartritis (o enfermedad degenerativa de las articulaciones) afecta en gran medida el rango de movimiento de tu caballo. De hecho, es una de las razones más comunes por las que los propietarios necesitan retirar a sus caballos. Las articulaciones afectadas se hinchan, parecen más grandes de lo normal y hacen que tu caballo actúe rígido.

Desafortunadamente, una vez que tu caballo tiene artritis, no hay cura para ella. Para reducir la probabilidad de artritis, deberás comenzar las medidas de prevención temprano. Asegúrate de que tu caballo tenga tiempo suficiente para calentarse y enfriarse. Cambia el lugar en el que conduces: Deberás conducir en diferentes tipos de terreno, evitando superficies duras o irregulares. Por último, vigila el peso de tu caballo, ya que el sobrepeso solo ejerce más presión sobre sus articulaciones.

2. Laminitis

La laminitis es una afección grave que causa cambios estructurales dolorosos en el casco de un caballo. Los caballos están de pie casi todo el tiempo, por lo que la inflamación es extremadamente incómoda.

Los síntomas incluyen:

  • Un aumento de la frecuencia cardíaca
  • Renuencia a caminar o moverse
  • Meciéndose en los talones
  • Cascos calientes durante varias horas.

Afortunadamente, puedes intervenir antes de que los síntomas se vuelvan debilitantes, o incluso antes de que tu caballo los experimente. Una forma de prevenir la laminitis es invertir en botas de alto rendimiento. Estos dispositivos reducen el estrés y el dolor, ¡pero asegúrate de pedir el tamaño correcto! Otros pasos hacia la prevención incluyen mantener una dieta saludable y un programa de ejercicio. Tu caballo necesita liberar su energía reprimida y el ejercicio también mantiene sus extremidades en buena forma. Sin embargo, si tu caballo tiene laminitis, busca atención veterinaria de inmediato y sigue las instrucciones del veterinario cuidadosamente.

3. Mala atención dental

problemas dentales en los caballos

Si notas un olor fétido que sale de la boca de tu caballo, es probable que tenga una mala higiene dental. Finalmente, después de comer alimento constantemente, los caballos desgastan sus dientes de manera desigual. Si tu caballo comienza a comportarse de manera anormal, sus dientes podrían estar molestando. Recuerda llevar a tu caballo a un veterinario para que le limen los dientes con la frecuencia necesaria.

Para asegurar un caballo sano, asegúrate de comenzar el cuidado dental de rutina temprano. Los caballos jóvenes deben revisarse los dientes cada seis meses. Los caballos mayores de cinco años deben someterse a exámenes bucales anuales y es posible que incluso necesiten visitarlos más de una vez. No se debe permitir que las afecciones dentales duren demasiado tiempo, ya que pueden afectar la salud general de tu caballo y provocar problemas más graves en el futuro.

4. Cólico

El cólico, una de las enfermedades más graves, implica un dolor abdominal intenso y puede requerir cirugía. Si bien esto no es una enfermedad, es la principal causa de muerte de caballos . Independientemente de la edad, raza o sexo, cualquier caballo puede sufrir cólicos. También hay diferentes tipos, incluidos los cólicos por gases, los cólicos obstructivos y muchos otros.

Si deseas ayudar a prevenir los cólicos, deberás tomar en serio la salud digestiva de tu caballo. Aquí hay algunas precauciones que puedes tomar para ayudar a prevenir los cólicos equinos.

  • Alimenta a tu caballo solo con lo que necesita
  • Dales una dieta rica en fibra
  • Asegúrate de que beban mucha agua fresca y limpia para evitar la impactación.
  • Si es necesario, proporciona suplementos digestivos.

5. Problemas de espalda

silla de montar caballos

La espalda de un caballo es un sistema complicado de huesos, músculos, tendones, nervios y más; un movimiento en falso y sentirán dolor en todo el cuerpo. Desafortunadamente, los caballos de alto rendimiento experimentan con frecuencia problemas de espalda. Si tu caballo compite con frecuencia, ten en cuenta que pueden desarrollar problemas de espalda con el tiempo. Sabrás que tu caballo tiene dolor si notas cambios en su desempeño.

Uno de los mejores remedios para el dolor de espalda de los caballos es el descanso. Incluso uno o dos días de descanso pueden ayudar a prevenir el uso excesivo. En casos extremos, es posible que debas consultar a un veterinario para recibir inyecciones o mesoterapia. También puede ver a un médico en tu área para programas especiales de masaje o estiramiento. Para evitar problemas futuros, asegúrate de que la silla de tu caballo encaje; una silla de montar mal ajustada dejará cicatrices o rozará su piel.

Cuidado Dental Esencial para los Caballos

Cuidado Dental Esencial para los Caballos

A lo largo de su vida, tu caballo necesitará que le cuiden sus dientes. La mayoría de los caballos tendrán que hacer flotar sus dientes al menos una vez al año. La flotación es la práctica de limar cualquier borde afilado o gancho que pueda formarse en los bordes de los dientes. Los dientes de los caballos crecen y cambian a lo largo de su vida. Esta es la razón por la que se puede saber la edad aproximada de un caballo por sus dientes. A medida que mastican, desgastan lentamente la superficie del diente, pero el nuevo material dental crece lentamente para proporcionar una nueva superficie de masticación.

Mucha gente piensa que los dientes crecen a lo largo de la vida del caballo. Esto no es cierto. Los dientes en sí mismos tienen una vida que puede ser más corta que la vida del caballo. Muchos caballos viejos tienen huecos hechos por dientes que se han caído, lo que les dificulta mucho la masticación.

Al igual que nosotros podríamos tener problemas dentales a lo largo de la vida, tu caballo también podría tenerlos. Mientras que tu podrás decir con palabras que estás teniendo molestias causadas por tus dientes, tu caballo no podrá indicar exactamente qué es lo que le molesta. A veces el malestar debido a problemas dentales se confunde con el mal comportamiento. Sacudir la cabeza, la incapacidad de no permanecer en la mordida, mordiscos o perder la lengua pueden ser sólo algunos de los signos de que tu caballo tiene problemas dentales.

Cuidado Dental para Caballos Jóvenes

Cuando tu caballo es joven, perderá la leche o los dientes caducos. Esto rara vez es un problema, aunque puede alarmarte encontrar un diente en el suelo, o notar un hueco en la boca de tu caballo donde solía estar un diente. Esta pérdida de dientes es perfectamente normal. Ocasionalmente, un diente no sale de la manera en que debería, y esto puede causar problemas dolorosos que pueden llevar a una infección. Cuando un diente de leche se aloja sobre un diente maduro, se llama capuchón. Los dientes posteriores son generalmente los que están involucrados y son difíciles de ver. Algunos indicios de que hay un problema son:

caballo dientes

  • Llevar la cabeza hacia un lado
  • Babeo o formación de espuma
  • Mal olor
  • Sacudir la cabeza
  • Derramar el grano mientras se come
  • Escupir pequeños budines de hierba o heno
  • Tímido de la cabeza
  • Una manera extraña de masticar o sostener la mandíbula y la lengua

Si notas cualquiera de estos signos, es hora de llamar a un dentista o veterinario equino. Ellos pueden remover el diente (o dientes) de leche y comprobar que todo está bien dentro de la boca de tu caballo.

Cuidado Dental para Caballos Maduros

A medida que tu caballo madura, pueden ocurrir otros problemas. La mayoría de los caballos forman bordes afilados y ganchos en sus dientes. Los caballos domésticos no mastican tanta fibra como los caballos salvajes. Mientras, un caballo salvaje puede ingerir un poco de tierra al masticar, gracias a que la hierba se llena de sílice y desgasta la superficie del diente. Los caballos que tienen una dieta que incluye un material mucho más suave como la alfalfa y el grano pueden no desgastar sus dientes tan rápidamente. Los bordes afilados que se forman pueden cortar la mejilla o la lengua del caballo, causando lesiones dolorosas.

Esto puede dar lugar a cualquiera de las indicaciones que he mencionado anteriormente. Las revisiones dentales regulares son esenciales y la mayoría de los caballos se benefician de la flotación al menos una vez al año. Algunos, dependiendo de la conformación de la boca, pueden necesitar revisiones más frecuentes.

Ocasionalmente, un caballo puede tener problemas con los dientes de lobo o los colmillos. Estos dientes extraños podrían impedir que un caballo este cómodo. Pueden ser removidos por tu veterinario o dentista equino. Además un poco de asiento puede ser recomendado para ayudar a tu caballo a llevarlo un poco más cómodamente.

Cuidado Dental para Caballos Mayores

caballo con la boca abierta

Los caballos mayores pueden comenzar a perder sus dientes, y esto puede hacer que sea muy difícil para el caballo masticar correctamente. Cabe destacar que el caballo también será difícil de mantener en buenas condiciones.

Los signos de que tu caballo senior puede tener problemas dentales incluyen los de la lista anterior. Mal estado, derramamiento de grano y babeo de la evidencia más probable de pérdida de dientes. Es posible que tengas que alimentarlo con purés ablandados para mantener el caballo senior en buenas condiciones. Tu veterinario es el mejor asesor para mantener a tu caballo mayor feliz y saludable.

Síntomas y Etapas del Embarazo en los Caballos

Síntomas y Etapas del Embarazo en los Caballos

Los caballos son mamíferos y, como todos los mamíferos, dan a luz crías que se alimentan durante la primera parte de su vida con leche materna. Una yegua sólo puede tener un embarazo por año. Por otro lado, un semental es capaz de producir alrededor de doscientos potros al año.

Las yeguas son capaces de producir un potro a los dieciocho meses de edad, pero es más saludable si la yegua tiene al menos cuatro años de edad antes de hacerlo. Un semental puede empezar a criar yeguas a partir de los dos años (en algunos casos antes), pero es más saludable para el semental si la cría no comienza hasta los cuatro años. En ambos casos, la reproducción temprana puede afectar el crecimiento. Una yegua puede continuar cargando potros hasta que tenga veintitantos años. Un semental puede continuar criando yeguas hasta los 20 años, aunque su potencia disminuirá.

Los potros pueden caminar y correr unas horas después de nacer. Pueden comer hierba o heno a los pocos días de nacer, aunque la leche materna será la principal fuente de nutrición. Las crías pueden ser destetadas de sus madres como a los tres meses después de nacer, aunque muchos criadores deciden dejar a sus yeguas y potros juntos por más tiempo. Aunque los caballos salvajes se aparean y dan a luz sin la atención de un veterinario, muchos problemas pueden ser evitados haciendo que el semental sea examinado antes de la cría, y que la yegua sea revisada y cuidada adecuadamente durante el período de gestación.

Período de Gestación Promedio

El período de gestación de una yegua es de aproximadamente 340 días u 11 meses. Algunas yeguas se inclinan a parir antes o después de la media. En un entorno natural, el semental creará la yegua en verano, y los potros nacerán en primavera y a principios de verano. Esto asegura que los potros nazcan cuando los pastos son abundantes, y el clima se ha vuelto menos riguroso. Si una yegua da a luz antes, por ejemplo, durante los últimos meses del invierno, el potro nacerá con un pelaje más grueso, pero aún así, necesitará protección en interiores contra el clima frío.

Las yeguas son generalmente más receptivas a los sementales durante los últimos meses de primavera y verano, aunque pueden tener ciclos de celo aproximadamente cada tres semanas, durante todo el año. Sin embargo, los criadores que deseen manipular el ciclo de cría, por lo que los potros nacen más temprano en el año (lo más común son los caballos de carreras) utilizarán luces para simular los días más largos de la primavera y el verano. La luz artificial del día estimula las hormonas reproductivas de la yegua, y pueden ser criados más temprano y, a su vez, parirán más temprano en el año.

Revisión del Embarazo

Más allá de la ausencia de un ciclo estral, las yeguas pueden no mostrar ningún signo visible de embarazo durante los tres primeros meses. El embarazo puede ser confirmado por ultrasonido aproximadamente dos semanas después de la reproducción. Las pruebas de sangre y orina se pueden hacer dos o tres meses después de la concepción. Alternativamente, un veterinario puede ser capaz de sentir manualmente los cambios en el útero de la yegua aproximadamente a las seis semanas del embarazo.

Es importante que la yegua sea examinada por un veterinario al principio del embarazo para comprobar su salud y la de su potro. Los gemelos de caballo son raros pero pueden llevar a la yegua a abortar. Si los potros gemelos son llevados a término, existe la posibilidad de perder ambos. Por esta razón, a menudo se recomienda «pellizcar» un embrión. Esto se hace muy temprano en el embarazo. No es inusual que una yegua pierda un embarazo, por lo que se recomienda que vuelva a hacerse una prueba de ultrasonido, de sangre o de orina después de unos tres meses. Cosas cómo comprobar cómo una yegua sacude la cabeza, la mirada en sus ojos o la forma en que se mueve una aguja cuando se la coloca sobre el vientre no son métodos precisos para determinar si está en un potro.

Etapas Posteriores de la Gestación

Después de unos tres meses el potro se desarrollará rápidamente y empezará a parecerse a un caballo pequeño. Después de unos seis meses, la yegua puede empezar a estar visiblemente embarazada. Las yeguas que han parido antes pueden mostrar un vientre en expansión antes que una yegua soltera. Durante los meses restantes, el vientre de la yegua continuará creciendo a medida que el potro se acerca a su fecha de parto. Aproximadamente dos semanas antes de la fecha prevista de parto, la ubre de la yegua comenzará a expandirse y a producir líquido amarillento y pegajoso.

Después de unos 315 días de embarazo, la yegua comenzará a mostrar signos de parir. El líquido amarillento se convertirá en la primera leche o calostro. La ubre puede gotear y los músculos alrededor de la cabeza de la cola pueden relajarse. Su vientre puede parecer que se cae, ya que el potro se posiciona para nacer. En este punto, el nacimiento es inminente, y la yegua debe ser revisada con frecuencia para detectar signos de partos. Poco antes de nacer la yegua parecerá inquieta, puede pisar el suelo y revisar sus costados (similar a los síntomas de cólicos). Se le debe colocar en un puesto grande y limpio, preferiblemente con cama de paja. La yegua puede acostarse y levantarse repetidamente y puede dar a luz de pie o acostada. Primero, el saco amniótico puede ser visible, y luego los cascos delanteros y la nariz del potro. El potro normalmente nace en pocos minutos en esta etapa.

Ocasionalmente, un potro está de nalgas o cuartos traseros primero, o una o ambas patas delanteras pueden estar dobladas hacia atrás. A veces la yegua se lesiona durante el proceso de parto o tiene otros problemas que requieren atención profesional. Su veterinario debe revisar cuidadosamente a la yegua y al potro poco después de que el potro haya llegado.

Si sospecha que su mascota está enferma, llame a su veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que ellos han examinado a su mascota, conocen su historial de salud y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.

 

Dientes de Lobo en los Caballos

Dientes de Lobo en los Caballos

Si mira en la boca de su caballo, puede notar que hay unos pocos dientes que parecen diferentes a los demás. Los dientes delanteros se llaman incisivos y estos son los dientes que los caballos usan para cortar la hierba y las plantas que comen. Luego hay un hueco. Esto se llama las barras de la boca, y también es donde se coloca la broca.

Detrás de las barras comienzan los premolares, y detrás de los premolares están los molares, todos los cuales se utilizan para aplastar la hierba que el caballo ha cortado con los incisivos.

Pero delante de los premolares, a veces muy cerca de los otros dientes, puede haber dientes pequeños y rechonchos que no parecen tener ninguna función. Puede haber colmillos o dientes caninos. Estos dientes pueden crecer a medio camino a lo largo de las barras de la boca que de otra manera estarían desdentadas. O puede haber dientes de lobo.

¿Qué son los Dientes de Lobo?

caballo-con-dientes-grandes

Los dientes del lobo son dientes pequeños, a menudo puntiagudos o en forma de clavija, que crecen justo delante de los primeros premolares del caballo. Mientras que los colmillos sólo se ven en caballos machos, los dientes de lobo son comunes tanto en machos como en hembras.

Estos dientes empujan a través de las encías cuando el caballo tiene entre cinco y doce meses de edad. Es posible que sólo salgan de las encías superiores, pero algunos caballos pueden tener dientes de lobo superiores e inferiores.

A diferencia de los incisivos y molares, estos dientes no siguen creciendo. Permanecen relativamente pequeños durante toda la vida del caballo y no crecerán demasiado ni se desgastarán de forma irregular como lo harían otros dientes.

Ocasionalmente, pueden no erupcionar completamente a través de las encías, pero permanecen pequeñas protuberancias justo delante de los molares. Estos se llaman dientes de lobo ciego.

Estos dientes, al igual que los colmillos, son dientes vestigiales, y junto con el castaño y el cornezuelo son prueba de cómo han evolucionado los caballos con el paso del tiempo.

Estos pequeños dientes son restos de una época en la que un caballo tenía una mandíbula en forma de cabra o venado. Se llaman dientes de lobo porque son como los de un lobo o como los de un perro. Los caballos nunca han comido carne. Aunque estos y los colmillos parecen tener la forma de los dientes de un carnívoro, no son verdaderos dientes caninos.

Problemas con los Dientes de Lobo

dientes-en-caballo

Los dientes de lobo nunca pueden presentar un problema. En muchos caballos, no interfieren con la boquilla de mordida, especialmente si los dientes sólo erupcionan en las encías superiores. Pero, si interfieren con la mordedura, es posible que sea necesario quitarlas para que la mordedura se asiente más cómodamente en la boca del caballo.

Los dientes de lobo también pueden llegar a ser ulcerados o infectados. Los dientes de lobo tienen terminaciones nerviosas, así que aunque al principio no parezcan estar causando un problema, pueden volverse sensibles.

Si un caballo empieza a mover la cabeza, especialmente cuando la ayuda de la rienda tira de la broca contra los dientes, los sensibles dientes de lobo pueden ser los culpables. Debido a que este problema puede surgir en cualquier momento, algunas personas rutinariamente se los quitan.

Si esto sucede, es posible que sea necesario tirar de ellos y el caballo necesitará antibióticos para eliminar la infección. También se recomienda una vacuna contra el tétanos si el caballo no se pone regularmente esta vacuna. Esta operación sólo debe ser realizada por un veterinario o un dentista equino cualificado.

Conozca también sobre: ¿Cuánto Cuesta Cuidar un Caballo?

El Vientre de Heno en los Caballos

El Vientre de Heno en los Caballos

Si su caballo castrado aparece de repente embarazado (aunque no es físicamente posible), puede estar sufriendo de panza de heno. No te avergüences, tu caballo no ha ganado los «15 de primer año».

Pero podría tener un desequilibrio nutricional debido al pastoreo en demasiados pastos. Y mientras que un abdomen severamente distendido se ve alarmante en un caballo, equilibrar su dieta lo pondrá de nuevo en el buen camino.

Con el tiempo, el vientre de heno se desinflará y su caballo volverá a crecer con su clip normal. Pero si no se trata, el vientre de heno podría causar pérdida de masa muscular y dejar a su caballo cojo.

¿Qué es el Vientre de Heno?

El término «vientre de heno» se refiere a un abdomen distendido en un caballo. El área del vientre aparece colgante, sobresaliendo por los lados y colgando hacia abajo. El vientre de heno a menudo hace que el caballo parezca estar por debajo de su peso, con costillas prominentes y una falta de acolchado y de músculos en el cuello, los hombros y las caderas.

Síntomas del Vientre de Heno en los Caballos

caballos-comiendo-heno

Los síntomas del cólico como inquietud, sudoración o estiramiento excesivo pueden estar presentes en un cuerno con vientre de heno. Un caballo también puede desarrollar un pelaje deslucido y puede parecer estar en malas condiciones.

Sin embargo, esto no siempre es así. El vientre de heno puede aparecer en caballos de cualquier edad, así que si usted nota una apariencia degradada de su caballo que alguna vez fue vibrante, contacte a su veterinario para un diagnóstico correcto. Un abdomen distendido también puede ser un producto de una infección parasitaria.

Causas del Vientre de Heno

Algunos propietarios de caballos piensan que el vientre de heno es causado por una mala nutrición. Sin embargo, no es tan simple. Específicamente, un forraje nutricionalmente inadecuado puede hacer que un caballo coma más en un esfuerzo por compensar el déficit.

Esta gran cantidad de forraje no tiene forma de descomponerse, por lo que las bacterias naturales del intestino lo atacan y provocan la fermentación. Con la fermentación viene la creación de gas en el estómago, haciendo que el vientre se expanda. Es por eso que algunos caballos con esta condición aparecerán visiblemente más grandes justo después de una comida.

Tratamiento

caballo-del-heno

Si sospecha que su caballo tiene vientre de heno, consulte a su veterinario para que le aconseje sobre un protocolo de dieta de alta calidad.

Si su caballo se queda en los pastos, su veterinario puede sugerirle que complemente su pastoreo con un heno denso en nutrientes, y puede sugerirle un suplemento proteico para compensar la pérdida de nutrientes por comer demasiados pastos.

O bien, puede que simplemente necesite cambiar el heno de su caballo por completo, buscando un cultivador de mayor reputación y cambiando a un forraje de mayor calidad.

Después de unas semanas de alimentar a su caballo con alimentos y suplementos ricos en proteínas, usted debe notar que el vientre de su caballo comienza a retraerse. La masa muscular comenzará a desarrollarse de nuevo, y el pelo de su caballo volverá a su estado brillante.

Mantener una dieta de calidad, especialmente en invierno cuando la nieve está en el suelo, es la clave para mantener a su caballo en buenas condiciones. Asegúrate de comunicar su progreso a su veterinario para asegurarle de que está en el camino correcto.

Cuando no es Vientre de Heno

No todas las barrigas grandes son de heno. El abdomen distendido de un caballo puede atribuirse a la enfermedad de Cushing o a una insuficiencia hepática. Los caballos que muerden la cuna (un trastorno de conducta) a menudo tienen el abdomen distendido relacionado con cólicos o úlceras estomacales.

Y un caballo que no parece saludable, pero que tiene un vientre grande, puede tener una carga de parásitos severa que causa hinchazón e inflamación. Por último, las yeguas que han criado varios potros, así como los caballos más viejos, pueden parecer tener un vientre de heno debido a una flojedad estirada de los músculos de la espalda destinados a sostener el estómago.

Preste especial atención a los potros con un vientre grande. Si el potro está mal de salud en general, puede ser necesario el control de parásitos. Además, los potros necesitan una nutrición cuidadosamente equilibrada a lo largo de sus etapas de crecimiento. Pero no los sobrealimente, ya que esto puede causar otros problemas de salud.

Cómo Prevenir el Vientre de Heno

caballo-en-heno

La nutrición adecuada es el primer paso para mantener la salud de su caballo. Siempre alimente a su caballo con heno de alta calidad y aprenda a identificarlo antes de comprarlo. Recuerde, incluso si su pasto parece verde y floreciente, es posible que su césped no satisfaga las necesidades de su caballo una vez que el clima seco cambie en las condiciones ambientales.

Y mientras los caballos pasan la mayor parte de su tiempo pastando, se les puede dar un suplemento o concentrado balanceado para asegurar que estén obteniendo las vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos que necesitan.

El ejercicio regular también ayuda a prevenir la aparición de un torso caído. Cuando un caballo está en forma, los músculos que rodean el vientre están bien tonificados.

Esto es especialmente importante en yeguas de cría y caballos más viejos. Un descanso de la maternidad y la conducción regular ayuda a fortalecer los músculos que sostienen el estómago, al mismo tiempo que contribuye a una digestión adecuada y a la salud de las articulaciones.

Si sospecha que su caballo está enfermo, llame a su veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que ellos han examinado a su mascota, conocen su historial de salud y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.

Diarrea en los Caballos

Diarrea en los Caballos

La diarrea es una señal de que algo anda mal con la salud de su caballo. A menos que el problema desaparezca en un día, debe llamar a su veterinario.

Un caballo puede deshidratarse muy rápidamente cuando tiene diarrea, y la deshidratación puede causar laminitis, insuficiencia renal y, en casos extremos, la muerte. La causa subyacente de la diarrea de su caballo puede ser un problema de salud grave que puede ser difícil de identificar.

¿Por qué a los Caballos les da Diarrea?

caballos-con-diarrea

La diarrea es un síntoma, no una enfermedad en sí misma, y a menudo indica que algo está mal en el sistema digestivo de un caballo. Por lo general, el estiércol de un caballo es una pila de «panecillos» o «manzanas de carretera» bien formados y redondeados.

Sin embargo, si el sistema digestivo del caballo se apresura demasiado rápido, su estiércol puede variar de ligeramente desaliñado a muy suelto y acuoso.

En casos graves, el estiércol suelto puede salir por la fuerza y acabar cubriendo las paredes de los establos y cualquier otra cosa que se interponga en su camino. La diarrea puede durar uno o dos días y es posible que nunca encuentre la razón por la que ocurrió. Pero en algunos casos, puede volverse crónica y requerir tratamiento y vigilancia continuos.

Hay muchas razones por las que a los caballos les da diarrea. Aunque la mayoría de los episodios no son un gran problema, la diarrea también puede ser un indicio de una enfermedad grave y potencialmente mortal. Algunas de las causas de la diarrea en un caballo incluyen:

Nerviosismo causado por estar en un remolque o asistir a un evento, que generalmente se resuelve tan pronto como el caballo regresa a casa.

  • Cambio de establo
  • Sensibilidad a los alimentos o alergia
  • Pienso estropeado
  • Antibióticos
  • Medicamentos antiparasitarios
  • Carga de parásitos
  • Salmonela
  • Síndrome de úlcera gástrica equina o EGUS
  • Enteropatía de arena
  • Fiebre del caballo Potomac
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (incluyendo Butazona)
  • Colitis
  • Envenenamiento como el envenenamiento por slaframine
  • Cáncer
  • Rotavirus

Si la diarrea no es causada por algo obvio que usted sabe que pasará, es hora de descubrir qué más podría estar causándola. Empiece a preocuparse si, junto con el estiércol acuoso, su caballo presenta otros síntomas, incluyendo:

  • Sangre o moco en el estiércol
  • Estiércol maloliente (más allá del olor normal del estiércol)
  • Diarrea que dura más de 24 horas
  • Caca de proyectil
  • Otros síntomas de cólicos
  • Un cambio en los valores de TPR (temperatura, pulso, respiración) del caballo que sugiera que tiene fiebre.
  • Letargo y/o baja energía
  • Signos de pérdida de peso u otros problemas de salud antes de que comenzara la diarrea
  • Signos de deshidratación (haga una prueba de pellizco de piel o de rellenado capilar)

Tratamiento y Prevención

diarrea-en-caballos

Si su caballo tiene diarrea, usted necesita determinar qué tan grave es. Usted puede saber que su caballo se pone nervioso cuando viene el herrador, en el remolque o en las exposiciones ecuestres.

En estos casos, el estiércol que gotea probablemente no es un signo de enfermedad y una vez que el estrés ha pasado, las cosas volverán a la normalidad. Asegúrese de que su caballo está comiendo y bebiendo normalmente de otra manera.

Si después de 24 horas, la diarrea no desaparece, llame al veterinario, quien le ayudará a averiguar qué es lo que está causando la diarrea y a comenzar con el tratamiento adecuado para su caballo.

El veterinario probablemente tomará una muestra de materia fecal para ayudar a determinar la causa del problema y sugerirá mantener al caballo alejado de otros caballos, en caso de que el problema resulte ser contagioso.

El veterinario también puede darle medicamentos al caballo para aliviar cualquier molestia y para ayudar a reducir la velocidad del intestino (por ejemplo, Kaopectate o fibra de psyllium).

Los probióticos y otros suplementos para el equilibrio intestinal se pueden administrar siguiendo las recomendaciones de su veterinario. Dependiendo de la causa de la diarrea, su caballo podría recibir antibióticos u otros medicamentos.

Evitar la diarrea es muy parecido a evitar el cólico. Es difícil prevenirlo por completo, pero las medidas preventivas inteligentes ayudarán:

  • Evite los cambios rápidos en las nuevas alimentaciones.
  • Introduzca a los caballos en los pastos exuberantes gradualmente.
  • Mantenga los alimentos, como los granos y la comida concentrada, bajo llave para que los caballos que puedan soltarse no puedan evitarlo.
  • Desparasitar su caballo regularmente.
  • Vacune a su caballo con las vacunas principales y cualquier otra que sea apropiada para su área.

caballos-y-diarrea

Si tiene un caballo con diarrea, limpie el desorden lo antes posible. Si hay bacterias que causan enfermedad en la diarrea, usted no quiere que las infecciones se propaguen a otros caballos (u otros animales) que puedan estar cerca. Usar una manguera y un limpiador a base de cloro ayudará a matar los gérmenes.

Si sospecha que su mascota está enferma, llame a su veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que ellos han examinado a su mascota, conocen su historial de salud y pueden hacer las mejores recomendaciones para su mascota.