Amor Felino: Cómo Cuidar y Asear a tu Gato en Casa

Amor Felino: Cómo Cuidar y Asear a tu Gato en Casa

Los gatos son animales ariscos, pero a la vez muy fieles con sus dueños. Estos misteriosos animales podrían ser la mascota ideal para ti si te gusta un pequeño peludo curioso, silencioso y sigiloso. Sin embargo, sus cuidados no se deben dejar pasar por alto porque es una especie que, como todos, tiene necesidades especiales que el amo debe atender y tomar en cuenta. Llevar un gato a casa es una experiencia emocionante. ¡Te lo contamos todo!

Los gatos, y sobre todo los más pequeños, son curiosos por su carácter natural e investigan todos los objetos a su alrededor tocándolos, oliéndolos y además, probándolos. Al traer uno al hogar, por supuesto que éste querrá explorar todo y, a diferencia de nosotros los humanos, no es capaz de diferenciar entre lo bueno o malo, o lo peligroso.

Si no estás completamente seguro de cómo preparar tu casa “a prueba de gatos”, te dejamos una lista de sugerencias para que la experiencia para ambos sea la mejor y tu felino sea más que feliz a tu lado.

Casa a pruebas de gatos

  • Cuando lleves por primera vez a tu gatito a casa, asegúrate de mantener todas las ventanas y puertas cerradas hasta que se él o ella se haya adaptado totalmente, además es importante que tenga colocadas todas sus vacunas y preferiblemente que esté esterilizado.
  • Por otro lado es importante que cubras todos los cubos o tobos de la cocina y el baño tenga tapa a prueba de zarpa, ¡y no querrás jamás dejar basura a su merced, el desastre será horrible y le podría hacer daño!
  • Cierra las puertas del horno, el refrigerador, también microondas, secadora y lavadora porque a los gatitos les apetece estos lugares para resguardarse y crear su espacio, asegúrate de que todos sepan que podría estar allí.
  • Las tapas de los inodoros deben estar bajadas para que no se caiga dentro o beba de ellos.
  • Esconde los cables eléctricos que estén colgantes detrás de los muebles o por otros lugares. Existen protectores gruesos en la ferretería.
  • Guarda tus bolsas de plástico, de esas que obtienes en el supermercado, en un lugar seguro, porque si las mastican, sería algo sumamente riesgoso.
  • Las llamas y los gatos no se llevan bien, así que ten cuidado con las estufas, inciensos o fogatas.
  • Si no quieres que tus cortinas, persianas o arreglos se destruyan, acórtalas y retíralas del alcance de sus poderosas zarpas.
  • No dejes comida por los mesones, ellos pueden trepar y cogerse todo lo que tienen a su vista, lo cual también podría implicar un gran riesgo y peligro para tu felino.
  • Como a los gatos aman trepar, protege tus muebles para que no los rasguen.

El aseo

asear a tus gatos

La limpieza y baño de tu gato no consiste nada más en que se vea guapo. Al retirar el pelo muerto y mantener su pelaje y piel sana, no solo contribuirá a su aseo sino que generará una relación más estrecha contigo y te dará la oportunidad de comprobar que su salud general sea óptima.

El aseo es un aspecto fundamental a la hora de aprender a cuidar a un gato, pero gracias a que su pelaje es corto y suave, es más dócil. Lo más recomendable es que tu gato se acostumbre al aseo desde pequeño para que sea más fácil esto a lo largo de su vida.

La buena noticia es que casi todos los gatos –por no decir todos- tienen en cuenta tus cuidados llenos de amor y le encantará ser aseado y apenas vean su peine o los instrumentos que usas habitualmente para ello, correrá hacia a ti.

Cómo Bañarlo

Aunque la mayoría de estos animales pasan su vida sin la necesidad inminente de tomar un baño, un chapuzón rápido de vez en cuando no está mal. Requerirá de un champú especial para cuidar su piel o incluso para prevenir problemas en su pelaje. A pesar de que todos creen que los gatos odian el baño, muchos lo adoran sobre todo los más pequeños. Podría disfrutar de baños calientes ocasionalmente.

Bañar a un gato puede ser difícil y es una realidad, así que si te resulta muy complicado, puedes recurrir a un peluquero felino especial que te ayudará a tu gato en perfectas condiciones y feliz en su aseo. Sin embargo, recuerda que ellos mismos pasan su lengua para limpiarse, lo cual está bien. Solo revisa los signos que te mande y mientras esté saludable y contento, bastará. Las revisiones de veterinario siempre serán buenas para su control.

En fin, estos felinos podrían ser la mascota idónea, solo hay que saber tratarlos, conocer sus características y darles mucho amor para una convivencia plena y amena. Respeta su espacio y su carácter, ¡ambos serán una excelente pareja!

7 Consejos para la Salud Diaria de los Gatos

7 Consejos para la Salud Diaria de los Gatos

¿Entonces adoptaste un gato? ¡Felicidades! Los gatos son excelentes mascotas y excelentes compañeros. Un nuevo gatito seguramente traerá alegría y risa a tu hogar. ¿Pero cómo mantienes saludable a tu nuevo amigo peludo? Consulta estos consejos de salud para gatos divididos en siete categorías importantes.

1. Alimentos

¿Cuánto debes alimentar a tu gato? Primero, elige un alimento de alta calidad. Las pautas de alimentación en el costado de la bolsa de comida para gatos son un buen punto de partida. Ten en cuenta la edad de tu gato. Los gatitos, los adultos y los gatos mayores tienen diferentes necesidades nutricionales. Algunos gatos también tienen necesidades nutricionales especiales debido a una enfermedad o una alergia alimentaria. Observa cuidadosamente el peso de tu gato para asegurarte de que no lo estás sobrealimentando. ¡La obesidad de los gatos es un problema grave! Tu veterinario es un gran recurso y puede orientarlo en la dirección correcta con respecto a los mejores consejos de control de porciones y comida para gatos.

2. Agua

¿Cuánta agua debería beber? La cantidad de agua que su gato necesita para beber varía según su tamaño, nivel de actividad, salud y dieta, pero varía de 5 a 10 onzas líquidas por día. Algunos gatos pueden ser exigentes con su ingesta de agua. Sus antepasados ​​que habitan en el desierto obtienen la mayor parte de sus líquidos de sus presas, por lo que los gatos domésticos no tienen la misma necesidad de beber que los perros o las personas. Ofrecer una mezcla de comida húmeda y seca puede ayudar a mantener a tu gatito hidratado.

3. Ejercicio

gato jugando

¿Tu gato necesita ejercicio? ¡Si! Puede parecer que quiere pasar la mayor parte del día durmiendo, pero asegurarte de que tu amigo peludo esté mentalmente estimulado y comprometido a través del juego lo hará más saludable y feliz. También es probable que te haga las cosas más tranquilas, especialmente si la ves suplicando atención o desarrollando comportamientos destructivos porque no pueden quemar su energía. No tienes que ponerla en una cinta para correr para darle cardio a tu gatito. Esconder golosinas, arrastrar juguetes de cuerda para que los persiga y proporcionar un árbol para gatos que se pueda trepar son formas sencillas de alentar a tu gato a hacer ejercicio.

4. Hábitos con la caja de arena

No es el mejor trabajo de la casa, pero limpiar la caja de arena es uno de los más importantes. Debes recoger la caja todos los días y reemplazar la arena por completo según sea necesario; podrás saber por el olor cuando llegue ese momento. La mayoría de los gatos utilizan la caja de arena de forma natural, pero si el tuyo necesita un poco de ayuda con el entrenamiento de la caja de arena, tenemos algunos consejos. La caja también es un buen indicador de la salud de tu gato. Salir de él cuando normalmente no lo hace podría ser un signo de un problema de salud grave. Esté atento a las heces de gato que se vean demasiado duras, demasiado blandas o con vetas de sangre.

5. Rascarse

Sí, tu gato se rascará. Es una parte natural de su comportamiento que te resultará difícil desanimar. Rayar las superficies incorrectas puede resultar frustrante. Sin embargo, puedes redirigir a tu gato a un rascador en lugar de al brazo de tu sofá. También puedes disuadirla de que se rasque un lugar que no desea que haga simplemente aplicando cinta adhesiva de doble cara en el área. Incluso puedes hacer tu propio rascador.

6. Aseo

limpieza en los gatos

Los gatos son excelentes para mantener sus pelajes brillantes y elegantes al acicalarse ellos mismos. Los gatos de pelo corto pueden necesitar un cepillado ocasional, pero los gatos de pelo largo deben cepillarse con más frecuencia para ayudar a reducir el desprendimiento y las bolas de pelo. Vale la pena señalar a su veterinario cualquier cambio en la rutina de aseo de tu gato, como masticar o lamer un lugar en particular, picazón o pérdida de pelo, como un posible signo de problemas en la piel o alergias. Cortar las uñas de su gato con regularidad también puede minimizar cualquier daño por rascarse. Por último, los dientes de tu gato deben cepillarse casi con la misma frecuencia que los suyos. Pregúntale a su veterinario qué productos y alimentos usar para el cuidado dental en casa. Nunca debes darle a tu gato pasta de dientes humana.

7. Visitas al veterinario

Debes llevar a un gato nuevo al veterinario lo antes posible después de llevarlo a casa, junto con cualquier registro que te hayan dado sobre su cuidado previo. Dependiendo de su historial, es probable que necesite algunas vacunas, junto con un examen de salud general. Su veterinario puede darte consejos sobre la salud de tu gato más allá de los conceptos básicos que se enumeran aquí y debe ser alguien en quien confíes para hacerle cualquier pregunta que tenga sobre la salud de tu gato. Los veterinarios son un gran recurso para problemas grandes y pequeños.

Con mucho cuidado y amor, puedes ayudar a mantener a tu gato sano y feliz durante los próximos años con el cuidado y el amor adecuados.

Consejos Sencillos para Presentar dos Gatos

Consejos Sencillos para Presentar dos Gatos

Muchos hogares amantes de los gatos tienen más de un gato en su familia. Los gatos pueden ser compañeros, compañeros de juego y ayudar a enriquecer la vida de otros. Sin embargo, introducir un gato nuevo en un hogar para gatos existente puede llevar tiempo y paciencia. Los gatos a menudo se colocan en posiciones en las que son un gato residente frente a un gato recién llegado o un gato nuevo que ingresa al territorio de un gato existente. A decir verdad, probablemente no sea muy divertido estar en ninguna de las dos posiciones.

Lanzar dos gatos a un mismo entorno sin la debida consideración de sus posiciones es solo buscar problemas. Pero, con una presentación cuidadosamente planificada, los gatos pueden aceptarse fácilmente y pueden convertirse en amigos de por vida. A continuación, se ofrecen algunos consejos para que la introducción se desarrolle sin problemas.

Mantén a tus gatos separados al principio

Configura una habitación de aislamiento especial para tu nuevo gato. Esto le proporcionará un lugar seguro para acostumbrarse a su entorno y te permitirá controlar cómo y cuándo se encuentran tus dos gatos.

La habitación especial para tu nuevo gato debe tener todos los adornos del hogar: Una caja de arena, comida / agua, algunos escondites acogedores, un rascador y juguetes. Los dos gatos deberían poder oler y escucharse entre sí. Puedes hacer esto alimentando a ambos gatos cerca de la puerta de la sala de aislamiento para que aprendan a asociar el olor y el sonido del otro con una experiencia positiva. Repartir golosinas cerca de la puerta también es una buena idea.

Después de 2-3 días, algunos expertos en gatos recomiendan cambiar la ubicación de los gatos para que puedan acostumbrarse a los olores de los demás. Muchos conductistas aconsejan frotar a los gatos con la misma toalla para mezclar sus olores. Podemos recomendar que uses un calcetín limpio para frotar la cara del nuevo gato para capturar sus feromonas faciales. Luego, deja el calcetín cerca del gato existente y déjalo investigar por su cuenta.

Después de unos días más, el siguiente paso es jugar con cada uno de los gatos cerca de la puerta, creando asociaciones positivas con el olor del otro gato, dice Jane . Este juego, nuevamente, ayuda a cada gato a asociar al otro gato con un buen momento.

Deja que los gatos se vean lentamente

Si todo parece ir bien y tus gatos no se silban ni se gruñen debajo de la puerta, después de una semana, puedes intentar presentarles visualmente. La instalación de una puerta mosquitera o incluso una puerta alta para bebés (que ningún gato pueda saltar) puede funcionar. Es útil tener a otro humano contigo para que haya una persona y un gato a cada lado de la barrera.

Continúa alimentando, jugando y dándoles golosinas a los gatos a la vista de los otros gatos, ¡pero no lo fuerces! Si un gato no come su comida justo al lado de la pantalla, intenta mover el plato de comida a unos metros de distancia. Deja que los gatos determinen qué tan cerca mueves el plato. Si ambos gatos comen cómodamente, intenta acercar el plato un poco más, pero no tengas miedo de comenzar con los platos de comida a diez o más pies de distancia.

Haz la introducción cara a cara

gato en la puerta

El paso final del proceso es dejar que los gatos estén juntos, cara a cara, para una interacción supervisada. No te preocupes si los gatos se ignoran por completo o silban un poco y luego se alejan. A tus gatos les llevará algo de tiempo aprender que el otro es un amigo y no un enemigo. Sigue vigilando a los gatos y déjalos tomar las cosas a su propio ritmo, siempre y cuando nadie empiece a intimidar o acosar al otro. Deberías poder evaluar cómo va. Si sientes que un gato está acosando al otro, no temas buscar ayuda profesional.

Puede llevar tiempo y un poco de paciencia, pero tus esfuerzos tienen una buena posibilidad de ser recompensados ​​a largo plazo cuando tus gatos se conviertan en compañeros satisfechos en tu hogar de por vida.

Señales de que tu Gato Puede Tener Dolor Dental

Señales de que tu Gato Puede Tener Dolor Dental

La enfermedad dental es uno de los problemas de salud más comunes, si no el más común, que ocurre en los gatos. Una cavidad bucal sana en los gatos es muy importante para su salud digestiva y calidad de vida. Los gatos usan su boca para acicalarse, cazar y comer. Nuestros felinos pueden pasar entre el 10% y el 15% de su tiempo acicalándose. Cuando los gatos experimentan dolor de dientes o problemas dentales, se cepillan menos, lo que lleva a un pelaje descuidado.

¿Por qué son difíciles de detectar los problemas dentales de los gatos?

Puede ser un desafío saber cuándo nuestras mascotas, especialmente los gatos, están enfermos. Aunque normalmente se piensa que los gatos son depredadores, a menudo se los caza en la naturaleza. Cuando un animal muestra signos de malestar en la naturaleza, se ve como debilidad y puede provocar la muerte del animal.

Y a pesar de ser la segunda mascota más común. (Los peces ocupan el primer lugar), los gatos todavía no son animales realmente domesticados y tienen una naturaleza intrínseca que los lleva a ocultar cualquier vulnerabilidad. Esto hace que sea difícil para nosotros, como propietarios y cuidadores, ser sus mejores defensores de la salud.

Señales de que tu felino puede estar experimentando dolor de dientes

salud gatos

Aunque puede ser difícil discernir si tu felino tiene dolor, los gatos a menudo brindan pistas de que puede presentar una enfermedad dental. Algunas de estas pistas o signos clínicos incluyen:

  • Babear
  • Disminución del apetito
  • Vómitos
  • Encías hinchadas y sangrantes
  • Mal aliento

Un gato con dolor en la boca puede ser reacio a comer hasta que tenga mucha hambre y luego vomite la comida. Algunos gatos pueden simplemente acercarse al plato de comida y gruñir. Les gustaría comer, pero les duele pasar por el proceso físico de masticar.

Los gatos tienen una lengua áspera con púas llamadas papilas en la lengua. Su lengua es importante para acicalarse y comer presas peludas en la naturaleza. Cuando hay dolor en la boca, los gatos pueden ingerir alimentos usando solo la lengua. Esto puede hacer que las croquetas llenen su estómago y provoquen vómitos crónicos después de comer. Desafortunadamente, muchos gatos aún no muestran signos externos de dolor bucal cuando están lidiando con una enfermedad dental. A menudo seguirán comiendo ya que su instinto de supervivencia para comer es muy fuerte.

Enfermedades dentales felinas comunes

La enfermedad dental puede manifestarse de diferentes formas en el gato. Las enfermedades periodontales, la reabsorción de los dientes, la estomatitis, las maloclusiones, los tumores orales y los traumatismos bucales son todos problemas de los dientes de gato que pueden ocurrir.

Enfermedad periodontal felina

La enfermedad periodontal ha sido documentada como una de las condiciones de salud bucal más comunes de nuestros pacientes felinos. Es un proceso patológico persistente y progresivo, definido como la inflamación de los tejidos que rodean los dientes.

Maloclusiones en gatos

La oclusión se define como la relación entre los dientes del maxilar (mandíbula superior) y las mandíbulas (mandíbula inferior). Cuando esta relación es anormal, se produce una maloclusión y también se denomina mordedura anormal o sobremordida en gatos. Una maloclusión puede resultar en una mordida anormal que puede afectar la función y resultar en dolor.

Reabsorción dental en gatos

Las lesiones de reabsorción pueden ocurrir a cualquier edad y en cualquier raza de gato. Hay dos tipos predominantes de reabsorción dental, que son el tipo I y el tipo II.

En la reabsorción dental de tipo I, la mayor parte de la estructura dental está intacta con defectos dentales dentro de la corona y / o la raíz. El único tratamiento para los dientes con reabsorción de tipo I es la extracción quirúrgica. En la reabsorción dental de tipo II, la raíz del diente se reemplaza con hueso. El tratamiento para la reabsorción dental de tipo II a menudo implica coronectomía (amputación de la corona).

Estomatitis en los gatos

La estomatitis es una afección oral extremadamente dolorosa en los gatos. Es una reacción exagerada del sistema inmunológico a la acumulación de placa en la superficie de los dientes. La región caudal de la cavidad bucal se enrojece y se ulcera con tejido engrosado. El dolor asociado con esta inflamación severa hace que para los gatos sea un desafío comer y disfrutar de una buena calidad de vida.

Tumores orales en Gatos

La masa oral más común que se observa en los gatos es el carcinoma de células escamosas. Se trata de una neoplasia maligna muy agresiva que requiere un diagnóstico y un tratamiento muy tempranos para tener la posibilidad de un resultado favorable. Desafortunadamente, la mayoría de los gatos con carcinoma de células escamosas tienen un diagnóstico tardío en el curso de la enfermedad.

Nuestros compañeros felinos también pueden presentar masas orales benignas o inflamaciones que suelen tener un pronóstico favorable con la terapia quirúrgica adecuada.

10 Formas de Mantener Sano a tu Gato

10 Formas de Mantener Sano a tu Gato

Mantener a tu amigo felino feliz y saludable comienza con algunos sencillos consejos, algunos de los cuales pueden incorporarse a la rutina de tu gato ahora mismo. Para ayudar a tu gato a vivir su mejor vida peluda, ofrecemos algunos consejos útiles a los dueños de mascotas. Es crucial comenzar con el pie derecho con el cuidado de los gatos. Los buenos hábitos diarios son el punto de partida. Estos consejos pueden ayudarte a darle a tu mascota el amor y el cuidado que se merece.

1. Cepilla a tu gato todos los días

Cepillar o peinar a tu gato a diario reducirá las bolas de pelo que se pueden desarrollar en el tracto digestivo. Debido a que los gatos pasan tanto tiempo acicalándose, es posible que algunos dueños no se den cuenta de que el cepillado es algo que puede ayudar a tu mascota al eliminar el pelo suelto. La clave para lograr que un gato coopere con el cepillado es conectar el cepillado con eventos felices.

2. No alimentes a tu gato con demasiada comida seca

gato enojado

A diferencia de los perros, los gatos no pueden ser vegetarianos, ni siquiera por períodos breves. Dependen de la carne como base de su dieta, y la comida principal del día siempre debe ser la carne. Se advierte que alimentar exclusivamente a los gatos con dietas de comida seca puede significar que consuman demasiados carbohidratos, lo que puede ser malo para los gatos en grandes cantidades.

3. Presta atención a la sed de tu mascota

Los gatos domésticos de hoy evolucionaron a partir de ancestros que habitan en el desierto, lo que significa que los felinos no tienen el mismo impulso de sed que los perros. Necesitan obtener la mayor parte del agua de los alimentos. Algo que un gato normalmente comería en la naturaleza, como un ratón, es aproximadamente un 70% de agua, mientras que la comida enlatada es un 78% de agua.

Los alimentos secos contienen solo entre un 5% y un 10% de agua en promedio. Dale a tu gato acceso a agua fresca en todo momento, y es posible que notes que los gatos beben más cuando comen más comida seca. Los gatos ancianos y los que amamantan pueden ser más propensos a la deshidratación que otros, así que obsérvalos con atención para detectar síntomas como ojos hundidos, letargo y jadeo.

4. Proporciona una cantidad suficiente de cajas de arena.

En cuanto a los lugares para ir al baño, una buena regla general es tener una caja de arena por gato, más una adicional. Entonces, si tienes tres gatos, debes configurar cuatro cajas. Querrás pensar detenidamente dónde van esas cajas. Si bien a los humanos les encanta guardar las cajas en lugares apartados, como un sótano o un rincón oscuro, es posible que los gatos no estén dispuestos a usarlos allí.

5. No asumas que sabes por qué un gato está orinando fuera de la caja

Nada frustra más al dueño de un gato que cuando evitan la caja y hace pipí en otra parte de la casa, invariablemente en su alfombra favorita o en un sillón nuevo. ¿Qué impulsaría a un gato a hacer esto? ″Puede haber muchas razones″. Primero quieres descartar una enfermedad. Lleva a tu gato al veterinario para que verifique si tiene una infección del tracto urinario u otra enfermedad que pueda ser la causa de este nuevo comportamiento.

Una vez que se descarta la enfermedad, asegúrate de que las cajas de arena sean del agrado de tu mascota. Experimenta con diferentes tipos de arena para averiguar si hay una marca que prefiera tu mascota. Se escrupuloso en mantener la caja limpia. Intenta cambiar la ubicación de la caja de arena en un lugar más silencioso (lejos de aparatos ruidosos) o de fácil acceso para tu gato.

6. Entrena a tu gato para que use un poste rascador

¿No quieres que tu nuevo sofá esté cubierto de hilos rotos? Enséñale a tu gato a usar un poste rascador para que no termine arañando muebles valiosos. El error que cometen muchos propietarios, es no saber que tienen que apelar al poste rascador. Colócalo en el centro de la habitación para empezar. Espolvorea el poste con hierba gatera. El veterinario aconseja llevarlo a casa primero, puedes trasladarlo gradualmente a un lugar con menos tráfico y omitir la hierba gatera después de que tu mascota se acostumbre a usarla.

7. Esteriliza o castra a tu gato

gato sentado

No hay nada más beneficioso para tu gato a largo plazo que esterilizarlo o castrarlo. Las gatas se sienten muy incómodas cuando entran en celo. La esterilización y castración también pueden ayudar a mantener a tu gato a salvo. Debido a que los gatos machos no alterados pelearán, corren el riesgo de transmitir enfermedades a través de sus mordeduras y arañazos. La situación no es mucho mejor para las gatas, tampoco. las gatas pueden quedar embarazadas tan pronto como cuatro meses de edad, y el apareamiento y dar a luz a varias camadas de gatitos pueden ser muy estresante para ellos, por no hablar de los propietarios de estrés frente a cuando se entrar en calor. Y debido a que hay cientos de miles de gatos no deseados en los refugios esperando sus hogares para siempre, es mejor no aumentar la población.

8. Viaja de forma segura con tu mascota

Incluso si tu gato parece preferirlo, no lo dejes viajar sin restricciones en un automóvil. Es una distracción para el conductor y, en caso de accidente, un gato puede convertirse en un proyectil peligroso. Nunca, dejes a tu gato solo en un automóvil estacionado. Incluso en temperaturas más frías, e incluso con las ventanas agrietadas, un automóvil se vuelve rápidamente incómodo para una mascota que usa pieles.

9. Elige un veterinario que admita gatos

Algunas prácticas veterinarias están dominadas por una clientela canina, y eso puede asustar a un gato que tiene que pasar una buena cantidad de tiempo en la sala de espera con perros alrededor. Busca un veterinario que tenga áreas de espera separadas para perros y gatos. Si bien ese es el ideal, no todas las prácticas tienen espacio para ese tipo de alojamiento. Si tu veterinario favorito no tiene dos salas de espera, al menos pide que lo llamen a la sala de examen rápidamente.

10. ¡Déjalos lucirse!

cuidar a mi gato

Cuando un gato te ama, quiere demostrarlo, a veces presentándote los resultados de una caza exitosa. Por esa razón aceptar los obsequios con gracia (incluso cuando sea algo asqueroso). Tu mascota también te mostrará su amor golpeando la cabeza, ronroneando o amasándolo con sus patas. Siéntate y disfruta.

Consejos para Aliviar el Malestar Estomacal de tu Gato

Consejos para Aliviar el Malestar Estomacal de tu Gato

Los gatos pueden tener malestar estomacal por diversas causas, que van desde probar un nuevo medicamento hasta comer su comida demasiado rápido. Si notas signos recurrentes como vómitos, gases o diarrea (y ya ha descartado cualquier afección médica grave con su veterinario), es posible que tu gato simplemente tenga un estómago sensible. Aquí hay algunos consejos y trucos para calmar el estómago sensible de tu gato.

Mantén un registro de lo que han estado comiendo

Si acabas de traer a tu nuevo gato a casa, averigua qué comida le estaban dando en su refugio o rescate, por cuánto tiempo y si lo disfrutó. También debes preguntar si tu gato fue «alimentado libremente» o «alimentado con comida«, lo que significa si la comida se dejó fuera todo el día o se colocó en momentos específicos, respectivamente. Si has tenido tu gato por un tiempo, consulta con otros miembros de la casa (o cuidadores de gatos) para ver si hicieron algún cambio en la dieta de tu gato.

Si cambias su comida, hazlo gradualmente

Incluso si deseas mezclar la dieta de tu gato, es mejor continuar dándole la misma comida que el refugio durante las primeras 1 o 2 semanas en tu hogar. Por supuesto, si a tu gato no le gusta o tiene problemas estomacales, puedes empezar a cambiar la dieta de inmediato.

Para tu gato que has tenido durante un tiempo, es ideal que hagas la transición de su comida durante 10 a 14 días. Aumenta el porcentaje de alimentos nuevos entre un 20 y un 25% y reduzca los alimentos viejos en la misma cantidad cada 3 a 4 días.

Solicita la recomendación de un veterinario

Consulta con tu veterinario en tu próxima visita y pregunta si la nueva dieta que está siguiendo tu gato está bien para que la coma. Si no es así, pide una recomendación o pídele que opinen sobre las marcas y variedades que estás considerando.

Mezclar con arroz para una transición más rápida.

Si necesitas cambiar la dieta de tu gato más rápidamente, aún haz los aumentos del 20-25% en la nueva dieta cada 3 a 4 días; simplemente elimina una proporción de la dieta original y sustitúyela por un poco de arroz blanco hervido. Considera también agregar un probiótico veterinario / felino a sus comidas.

No alimentes con sobras de la mesa

gato

Muchos alimentos para humanos no son adecuados para gatos y pueden causar malestar estomacal. Además, alimentarlos con sobras de la mesa fomenta la mendicidad, será un hábito mucho más difícil de romper más adelante y hace que sea menos probable que coman la comida adecuada.

Dale la comida a tu gato en los comederos para gatos originales que te presentamos en esta guía.

Señales de que puede ser más que la dieta

Si vez alguno de estos signos, no esperes para comunicarte con tu veterinario porque pueden ser signos de una afección más grave. Los gatos son expertos en ocultar enfermedades; el método de «esperar y ver» puede ser peligroso.

  • Sangre en las heces
  • Heces blandas persistentes
  • Cambios de comportamiento, apetito o sed.
  • Heces más oscuras de lo habitual (puede ser un signo de sangre)
  • Vómitos
  • Defecando fuera de la caja
  • Esforzarse o vocalizar en la caja de arena.
  • No producir orina ni heces en la caja de arena.