Consejos para Elegir el Mejor Veterinario para tu Mascota

Consejos para Elegir el Mejor Veterinario para tu Mascota

Nuestros animalitos son parte de nuestra familia, por eso cuidar de ellos y de su salud es tan importante como cualquier otro que hacer diario o responsabilidades dentro de nuestra rutina. La medicina veterinaria avanza con gran rapidez, así que ahora eres capaz de hacerte la siguiente pregunta: ¿Cómo sé cuál es el mejor veterinario para mi mascota?

Si aún no tienes un veterinario de confianza para ellos, aquí leerás los mejores consejos y aspectos a considerar para que más pronto que tarde le elijas uno de forma correcta que lo atienda y mime casi como tú.

Busca confianza

Puedes dirigirte a amigos o familiares que tengan mascotas para que te orienten y te proporcionen personal médico veterinario de su confianza. Escucha opiniones, hazles preguntas que te surjan y evalúa si te da a ti la misma seguridad. Confía en tu intuición.

Asegúrate de que tenga experiencia acreditada

A la hora de escoger una clínica veterinaria, esto es muy importante. Debes asegurarte que la clínica que elijas tenga un personal profesional y de grado avalada por una Universidad o Centro Médico profesional. No es lo mismo llevar a tu pequeño amigo a un lugar que no tiene experiencia a uno al que sí. Recuerda que pondrás en sus manos a tu mascota.

Ubicación donde preste sus servicios

Este aspecto también es relevante de tomar en cuenta si no tienes un veterinario. Además de que este médico debe atender en una clínica acreditada que cumpla con todos los requisitos salubres, también es recomendable que se encuentre cerca de nuestro domicilio.

En el caso de que te surja alguna emergencia o eventualidad, se te hará más fácil acudir con rapidez a tu veterinario de confianza. Si buscas un veterinario, hay muchos que se encuentran en las localidades más pobladas y hay muchos centros que son prácticos y muy profesionales. Averigua el que se adapte mejor a tus necesidades y lugar de residencia y tendrás siempre a la vuelta de la esquina una ayuda para tu pequeño amigo.

Verifica que la atención sea personalizada

Una vez que te aventuras a probar con un especialista de este tipo, debes prestarle atención a todo. Desde su carta de presentación hasta cómo trata y se dirige a ti y principalmente a tu mascota. Una atención adecuada y cariñosa, con cercanía y personalizada, no tiene precio. Tendrás un servicio eficiente y verás a tu mascota muy feliz y sana. Observa muy bien qué hace y cómo lo hace. Nuevamente, confía en la intuición que te genera la protección y amor por tu mascota.

Debe prestar servicios de urgencia

clínica veterinaria

Muchas clínicas veterinaria en Panamá atienden las 24 horas y ofrecen servicios de ambulancia e incluso atención a domicilio. Lo mejor que puedes hacer es que te asegures que entre las cualidades que tenga tu veterinario. Si trabajas o temes a cualquier imprevisto en cualquier momento, debes contar con esta clase de servicios. Pregúntale a tu prospecto médico si cuenta con él y ten la tranquilidad de que tu animalito estará atendido siempre que lo necesite.

Otros servicios

Además de ofrecer servicios como los anteriormente mencionados, la mayoría de los centros cuentan con servicios de peluquería y baño general de tu mascota. Este es otro aspecto que siempre debes cuidar y tener en mente, pues él o ella necesitará periódicamente cuidados especiales. Si encuentras todo en un mismo lugar, ¡mejor para ti!

Para finalizar, tu mascota por más que lo desee no puede hablar y muchos menos contarte su propia experiencia, así que es tu tarea proporcionarle la mejor atención a tu mascota, facilitarle los mejores cuidados y tener en tu cercanía un veterinario de confianza. Lo más importante es que tanto tú como tu pequeño amigo se sientan a gusto y repletos de amor por todos lados.

Seis Problemas de Salud Comunes en Perros Mayores

Seis Problemas de Salud Comunes en Perros Mayores

No importa cuán grandes sean, nos gusta pensar en nuestros perros como cachorros eternos que estarán con nosotros para siempre. Por mucho que desees negar que tu cachorro está envejeciendo, es importante estar atento a las condiciones de salud de los perros mayores para que pueda ayudar a mejorar su calidad de vida. Sigue leyendo para conocer los problemas de salud comunes en los perros mayores que algún día podrían afectar a tu mascota.

¿Cuándo se considera que un perro es mayor?

En promedio, un perro se considera mayor cuando llega a los siete años de edad, aunque realmente depende del tamaño y la raza del perro. Las razas muy grandes envejecen más rápidamente que las razas pequeñas. Mientras que un gran danés sería considerado un anciano a los seis años, un pequeño chihuahua puede no alcanzar el estatus de anciano hasta los ocho o nueve años. Por supuesto, otros factores, como la genética y las condiciones ambientales, pueden afectar la rapidez con la que un perro envejece. Una vez que su perro comienza a mostrar signos de problemas de salud relacionados con la edad, puede considerarse un perro mayor independientemente de sus años.

Aquí hay seis problemas de salud comunes en perros mayores:

problemas de salud en perros mayores

1. Pérdida auditiva y visual en Perros

La degeneración del tejido en los ojos y oídos puede causar diversos grados de sordera y ceguera en perros mayores. Los perros mayores también son propensos a desarrollar cataratas, que se define como una capa turbia que se forma sobre el cristalino del ojo y que puede causar ceguera parcial o total. Aunque es posible que las cataratas se puedan extirpar quirúrgicamente, los perros dependen menos de la vista que del sentido del olfato cuando se trata de explorar y navegar en su entorno y, a menudo, tienen pocos problemas para moverse después de una pérdida de visión. Con la pérdida auditiva, generalmente se vuelve permanente como resultado del envejecimiento. Limpiar y cuidar constantemente las orejas de tu perro puede ayudar a retrasar la progresión de la pérdida auditiva a medida que tu perro envejece.

2. Problemas articulares en Perros

La osteoartritis es la causa más común de dolor y rigidez en las articulaciones en los perros. Se trata de una enfermedad degenerativa progresiva que provoca la pérdida de lubricación y el desgaste del cartílago de los hombros, las caderas y las articulaciones de las piernas. Aunque no existe cura, existen varios tratamientos que pueden reducir el dolor y retrasar la progresión de esta enfermedad. La nutrición juega un papel importante en la reducción de los problemas articulares en los perros. Asegúrate de que tu perro esté comiendo un alimento para perros saludable y rico en nutrientes para mantener la salud de las articulaciones. Si los problemas articulares progresan, pregúntale a tu veterinario sobre un alimento para perros recetado para la salud de las articulaciones.

3. Demencia Perruna

Al igual que las personas, los perros pueden perder la función cognitiva a medida que envejecen, lo que resulta en síntomas similares a los de la senilidad o el Alzheimer en los humanos. La confusión y la desorientación, los gemidos o los ladridos sin motivo aparente, la apariencia de perderse en un entorno familiar y los accidentes en el baño pueden ser signos de demencia. Estos síntomas también pueden indicar otras afecciones, por lo que es mejor hablar con tu veterinario si notas estos comportamientos en tu perro. Al igual que la artritis, no existe cura para la demencia, pero a menudo se puede aliviar con ciertos medicamentos.

4. Cáncer de Perros

Los perros mayores son propensos a tener bultos y protuberancias y, afortunadamente, no todos son cancerosos. Pero la edad aumenta el riesgo de cáncer en los perros, por lo que es mejor que le examinen cualquier bulto extraño. Los chequeos regulares y las pruebas de detección del cáncer pueden ayudar a detectar tumores que no se ven ni se sienten fácilmente.

5. Obesidad en los Perros

El peso de tu perro puede tener un impacto significativo en su salud, especialmente a medida que envejece y se vuelve menos activo. Los perros mayores con exceso de peso son más propensos a enfermedades como la diabetes. La obesidad puede contribuir y complicar el tratamiento de enfermedades cardíacas, problemas articulares y ciertos tipos de cáncer. Además de proporcionar todo el ejercicio que tu perro mayor pueda tolerar con seguridad, es importante alimentar a tu perro con comidas apropiadas para su edad para asegurarte de que obtenga el equilibrio adecuado de nutrición, así como la cantidad correcta de calorías diarias.

6. Problemas gastrointestinales e incontinencia en Perros

Varios problemas pueden causar problemas gastrointestinales (GI) en tu perro que envejece. Si bien no siempre son graves, los problemas gastrointestinales pueden indicar problemas, como una enfermedad renal, por lo que si los vómitos o la diarrea no desaparecen rápidamente, es mejor hablar con tu veterinario. Los perros mayores a veces tienen accidentes cuando los músculos que controlan la vejiga se debilitan, pero nuevamente, la incontinencia podría ser un signo de un problema mayor como una infección del tracto urinario. Los accidentes también pueden ser un indicador de una posible demencia. Si continúan los problemas gastrointestinales y de incontinencia, es mejor hablar con tu veterinario.

Recomendación

paseando al perro

Envejecer es tan difícil para tu perro mayor como para ti. Una de las mejores cosas que puedes hacer por tu cachorro envejecido es llevarlo a controles de bienestar regulares cada seis meses para detectar estos problemas de salud comunes. Vigilarlo en casa e informar cualquier comportamiento inusual a tu veterinario también puede ayudar a detectar estas enfermedades temprano, mejorando las posibilidades de que tu perro tenga una vida larga y saludable. Puede que ya no sea un cachorro, ¡pero siempre será tu cachorro!

Problemas Respiratorios Comunes en Perros

Problemas Respiratorios Comunes en Perros

Los problemas respiratorios en los perros pueden ser muy atemorizantes para los dueños de perros. Cuando notes que tu perro tiene dificultad para respirar, es importante que lo lleves a ver a un veterinario. Desafortunadamente, no todas las afecciones respiratorias son fáciles de diagnosticar y tratar, pero visitar a un especialista en medicina interna puede ser muy beneficioso cuando se trata de ayudar a tu perro a sentirse mejor.

Problemas respiratorios comunes en los Perros

salud del perro

Existen diversas enfermedades y afecciones que afectan directamente a los pulmones. En los perros, estas enfermedades incluyen:

Virus del moquillo canino

El moquillo afecta no solo al sistema respiratorio sino también al sistema nervioso y gastrointestinal. Este virus se propaga rápidamente en áreas donde los perros se mantienen muy cerca unos de otros. Las opciones de tratamiento son limitadas en perros con moquillo. Sin embargo, el veterinario de tu familia tiene disponibles vacunas para el moquillo.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

La EPOC es una afección a largo plazo que causa inflamación en el sistema pulmonar o respiratorio. Es irreversible y progresa lentamente. También se le puede llamar bronquitis crónica. Si bien la EPOC no se puede curar, los tratamientos pueden ayudar a controlar la enfermedad. Los posibles tratamientos incluyen antibióticos, broncodilatadores y fisioterapia torácica.

Tos de las perreras

La tos de las perreras es una enfermedad altamente contagiosa que puede ser causada por bacterias o virus. Se llama tos de las perreras porque se transmite rápidamente a través de los perros cuando están en contacto cercano entre sí, al igual que los perros en las instalaciones de alojamiento. La tos de las perreras es más común a mediados o finales del verano. Los antibióticos pueden ayudar a tratar a los perros que se enferman de las perreras.

Neumonía canina

Esta infección pulmonar causa inflamación de los pulmones. Las causas de la neumonía varían desde alérgenos, gusanos pulmonares, bacterias, virus y alimentos, líquidos o cuerpos extraños aspirados. Se pueden usar antibióticos para tratar la neumonía. La fluidoterapia y la percusión torácica también pueden ayudar a los perros con neumonía.

Tumores de pulmón caninos

Los tumores de pulmón a menudo son causados ​​por tumores de otras partes del cuerpo, como el órgano abdominal, los huesos o la piel. El tumor más común que se origina en los pulmones es el adenocarcinoma pulmonar. La mayoría de estos tumores son malignos. Con mayor frecuencia, el adenocarcinoma pulmonar se presenta en animales mayores de 11 años. En los perros, los tumores pulmonares son difíciles de tratar. La cirugía puede ser una opción viable, pero si el tumor se ha diseminado, es posible que no sea eficaz.

Resfriados y gripe en los perros

Al igual que los humanos, los perros pueden contraer resfriados y gripe. Las versiones caninas de estas enfermedades pueden tener muchos de los mismos síntomas que tienen en los seres humanos y pueden conducir a enfermedades mucho más graves si no se tratan. La mayoría de las veces, el sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte como para que el tratamiento no esté justificado. Sin embargo, los perros con síntomas graves pueden necesitar cuidados de apoyo como líquidos, antibióticos y alimentación complementaria.

Síntomas de problemas respiratorios en los perros

problemas respiratorios del perro

Los signos más comunes de problemas respiratorios incluyen:

  • Toser
  • Respiración dificultosa
  • Náuseas después de toser
  • Congestión nasal
  • Intolerancia al ejercicio
  • Desmayo
  • Sibilancias
  • Encías azules

Dependiendo de la afección, también pueden presentarse otros síntomas. Los dueños de mascotas también pueden notar letargo, fiebre, falta de apetito y muchos otros sistemas.

Diagnóstico y tratamiento de problemas respiratorios en los perros

Algunas afecciones respiratorias pueden ser diagnosticadas por un veterinario familiar. Sin embargo, a menudo requieren el tratamiento de un especialista. El diagnóstico de estas afecciones puede requerir radiografías y otras pruebas. Un especialista puede realizar todas las pruebas necesarias para determinar la causa de los problemas pulmonares de tu perro.

Los tratamientos son diferentes para diferentes afecciones respiratorias. Los antibióticos pueden ser útiles en algunos casos, pero no ayudarán en todas las afecciones. Las terapias respiratorias y ventilatorias pueden ayudar con los problemas pulmonares. Los tratamientos con ventilador también pueden ser útiles para un perro con problemas respiratorios.

Prevención de problemas respiratorios en los perros

No todos los problemas respiratorios se pueden prevenir, pero existen vacunas contra la gripe y la tos de las perreras de tu veterinario familiar que pueden ayudar a prevenir que tu perro se enferme. Al igual que las manchas de la gripe humana, siempre existe la posibilidad de que tu perro contraiga una cepa para la que no fue vacunado, pero a menudo la vacuna es muy eficaz para prevenir enfermedades.

En el caso de algunas de estas enfermedades, lo mejor que puedes hacer por tu mascota es simplemente estar atento a los signos de enfermedad. Si notas algún síntoma que parezca ser una afección respiratoria, comunícate con tu veterinario de inmediato.

Seis Problemas Oculares más Comunes en los Perros

Seis Problemas Oculares más Comunes en los Perros

Nunca es fácil cuando tu perro comienza a tener problemas de salud, pero reconocer los signos temprano puede reducir significativamente las posibilidades de que avance a algo serio. No son solo los perros mayores los que experimentan problemas oculares, una serie de afecciones que pueden ocurrir en todas las edades y en todas las razas. Estos son los problemas oculares más comunes a los que debes prestar atención en tu perro.

1. Ojos Rosados

Muchos dueños de perros no saben que sus amigos peludos pueden contraer conjuntivitis. Al igual que en los humanos, los síntomas incluyen:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Inflamación
  • Secreción pegajosa

Si tu perro tiene conjuntivitis causada por una infección bacteriana, deberás consultar a un veterinario y recibir una solución antibiótica en gotas para los ojos. En algunas ocasiones, la conjuntivitis puede ser provocada por una reacción alérgica al polen o al humo del cigarrillo y requerirá una solución para eliminar los irritantes de los ojos de tu perro.

2. Córnea Dañada

perro enfermo

Al igual que los humanos, a los perros ocasionalmente les entra algo en el ojo. La hierba y la tierra son los culpables habituales, especialmente si a tu perro le encanta jugar al aire libre. El daño a la córnea puede ocurrir cuando tu cachorro intenta aliviar su irritación rascándose los ojos con sus patas y lastimándose accidentalmente con la uña. Estos son los signos de que tu perro tiene una córnea dañada:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Lagrimeo excesivo de los ojos
  • Manosear el ojo

Si sospechas que tu perro se ha dañado la córnea, debes llevarlo al veterinario lo antes posible. El veterinario podrá evaluar la lesión y ayudar a prevenir la infección.

3. Ojo Seco

También conocido como queratoconjuntivitis sicca, el ojo seco se produce cuando los conductos lagrimales no producen suficiente lubricación. Esto dificulta que los ojos de tu perro eliminen de forma natural el polvo y la suciedad, lo que provoca irritación. Si no se trata adecuadamente, el ojo seco puede provocar arañazos en la córnea e incluso úlceras. Estos son los signos a los que debe prestar atención:

  • Parpadeo excesivo
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Entrecerrar los ojos
  • Manosear los ojos

La solución para el ojo seco suele ser sencilla. Si tu perro muestra estos signos, consulta a tu veterinario y pregunta si las lágrimas artificiales pueden ayudar.

4. Bulto en el Párpado

Una de las afecciones oculares más obvias que experimentan los perros es un crecimiento o un bulto en el párpado. Si bien estos generalmente no molestan a tu cachorro, debe ser examinado por un veterinario. Su veterinario puede realizar una biopsia para asegurarse de que el bulto no sea canceroso y determinar si se debe extirpar.

5. Glaucoma

salud del perro

Cuando el líquido no se drena correctamente del ojo de tu perro, puede causar una presión excesiva, lo que puede provocar glaucoma. Esta afección ocular puede dejar a tu cachorro con mucho dolor o causar ceguera. Los síntomas del glaucoma incluyen:

  • Lagrimeo de ojos
  • Enrojecimiento
  • Nubosidad de los ojos
  • Pupilas dilatadas
  • Ojos saltones

Los síntomas se pueden aliviar con medicamentos y cirugía.

6. Cataratas

A medida que nuestros perros envejecen, las cataratas se vuelven un problema común. Dependiendo de la gravedad, las cataratas pueden afectar la vista de tu cachorro y eventualmente provocar ceguera. Hay varios signos que indican cataratas, que incluyen:

  • Ojos nublados
  • Inflamación ocular
  • Irritación
  • Adopción de nuevos hábitos debido a la pérdida de visión.

Si bien los medicamentos ayudan a aliviar la inflamación ocular, solo la cirugía puede solucionar el problema. Afortunadamente, la mayoría de las cataratas son pequeñas y solo afectan parcialmente la vista del perro.

Visita a tu Veterinario

veterinario ojos perro

Es importante estar atento a los signos de daño ocular y adelantarte a cualquier condición en desarrollo antes de que empeore. Las afecciones oculares a veces pueden ser un signo de problemas de salud subyacentes, por lo que siempre es mejor llevar tus inquietudes a un veterinario. Tu perro es parte de la familia, ¡mantenerlo feliz y saludable es clave!

¿Qué Hacer si tu Perro tiene una Convulsión?

¿Qué Hacer si tu Perro tiene una Convulsión?

Las convulsiones son uno de los problemas neurológicos más comunes en los perros. Ocurren cuando la corteza cerebral del cerebro funciona de manera anormal, pero hay muchas enfermedades que pueden causar convulsiones en los perros. Algunas veces, como en el caso de la epilepsia idiopática, la causa de la actividad convulsiva se desconoce o puede ser hereditaria. Sin embargo, sea cual sea la causa, es importante que sepas cómo identificar una convulsión en tu perro y comprender tus opciones de tratamiento.

Una convulsión también se conoce como ataque, y es una alteración involuntaria temporal de la función cerebral normal que, en la mayoría de los casos, se acompaña de actividad muscular incontrolada. La razón más común de las convulsiones en los perros es la epilepsia idiopática, una afección hereditaria, cuya causa exacta se desconoce. Otras causas incluyen tumores cerebrales, traumatismo cerebral, enfermedad hepática, insuficiencia hepática o una reacción a algo toxico.

Las convulsiones pueden ocurrir a cualquier hora del día o de la noche, pero son más frecuentes en momentos de cambios en la actividad cerebral. Esto podría incluir cuando un perro está excitado, comiendo, durmiendo o simplemente despertándose. Entre convulsiones, la mayoría de los perros parecen ser completamente normales.

Fases de una Convulsión

mascota salud

La mayoría de las convulsiones ocurren en tres fases distintas. La convulsión típicamente se moverá a través de las tres fases, pero no hay una cantidad exacta de tiempo que dure cada fase. Entiende que cada fase es diferente y que una vez que se alcanza la fase tres, la convulsión ha terminado.

Fase preictal (o aura): Un período de comportamiento alterado en el que tu perro puede parecer nervioso o tratar de esconderse o encontrar a su dueño. El perro puede parecer inquieto y puede quejarse o temblar. Esta fase puede durar unos segundos o unas horas, ya que es probable que el perro sienta que algo está a punto de ocurrir.

Fase ictal: Esta es la convulsión en sí misma. Puede durar desde unos segundos hasta unos cinco minutos. Durante esta fase, el perro puede perder el conocimiento o simplemente parecer ausente. Si el perro está experimentando una convulsión completa, conocida como grand mal, puede perder el conocimiento, caerse y posiblemente mover su cuerpo y sus patas de forma errática. Es posible que el perro también orine, defeque o salive. Si la convulsión continúa más allá de los cinco minutos, se conoce como convulsión prolongada. Esto se considera una emergencia, y debes buscar la ayuda de un profesional médico inmediatamente.

Fase post-ictal: El momento inmediatamente posterior a una convulsión suele ir acompañado de confusión, desorientación, inquietud, ritmo o incluso ceguera. Esta es la fase en la que el cerebro se recupera de lo que acaba de ocurrir.

Las convulsiones son inesperadas y realmente no se pueden prevenir. Aunque parezcan traumáticas, las convulsiones no son dolorosas para el perro. El mayor daño a tu perro puede resultar de las lesiones que sufre durante las caídas o al agitarse contra los objetos que se encuentran cerca de él durante la convulsión.

Encuentra el mejor dispensador de comida para tu perro

Qué Hacer Durante una Convulsión

convulsion en los perros

Deja a tu perro solo durante una convulsión, a menos que estés en un lugar donde pueda lesionarse. Si al final tienes que mover al perro, tira suavemente de él por las patas traseras hasta un lugar seguro. Está bien acariciar o consolar a tu perro durante una convulsión, pero mantén las manos alejadas de su boca: la convulsión podría causar que las mandíbulas del perro se aprieten contra tu mano.

Aunque es tentador correr directamente al veterinario, la atención veterinaria de emergencia sólo es necesaria si la convulsión del perro dura más de cinco minutos o si se producen dos convulsiones seguidas. De lo contrario, haz una cita para que tu veterinario revise a tu perro tan pronto como haya disponibilidad.

Para tratar mejor las convulsiones de tu perro, tu veterinario querrá saber si tiene antecedentes de convulsiones. Lleva un registro del historial de convulsiones de tu perro. Anota la información, ponle fecha y guárdala con los registros médicos de tu mascota. La mayoría de los veterinarios sólo comenzarán el tratamiento si tu perro ha tenido:

  • Más de una convulsión al mes
  • Convulsiones en grupo o más de una convulsión en dos o más días consecutivos
  • Convulsiones de gran mal que se prolongan

Tratamiento

fases convulsion

El veterinario probablemente tratará a tu perro con un medicamento anticonvulsivo como fenobarbital o bromuro de potasio. Una vez que empieces a darle a tu perro un medicamento anticonvulsivo, debes continuar con él por el resto de su vida. Si se interrumpe, el perro tiene un mayor riesgo de sufrir convulsiones. Habla con tu veterinario sobre todas tus opciones y ten claras todas las instrucciones en caso de que necesites cambiar a otro medicamento.

Debido a que las convulsiones en los perros pueden ser causadas por muchos factores diferentes, tu veterinario necesitará realizar algunas pruebas de diagnóstico antes de que pueda determinar el curso apropiado del tratamiento. Comenzará con el historial médico completo de tu perro y puede centrarse en cualquier evento que implique un traumatismo craneal y/o exposición a venenos o sustancias alucinógenas.

Luego, el veterinario llevará a cabo un examen físico completo, que a menudo incluye análisis de sangre y orina y un electrocardiograma o ECG. El veterinario utiliza estas pruebas para descartar problemas médicos con el hígado, los riñones, el corazón, los electrolitos y los niveles de azúcar en sangre del perro. Si tu perro no está tomando un preventivo mensual contra el gusano del corazón, es probable que también le haga una prueba para detectar el gusano del corazón.

Si todos los resultados de la prueba son normales y no indican exposición a veneno o trauma, tu veterinario puede realizar otras pruebas como un análisis del líquido cefalorraquídeo o una tomografía computarizada o una resonancia magnética (RMN). Las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas son herramientas de diagnóstico no invasivas que producen imágenes del cerebro y otros tejidos internos.

Si las convulsiones son ocasionales y ocurren menos de una vez al mes, es posible que tu veterinario no esté tan preocupado y no recomiende las pruebas más invasivas o costosas a menos que las convulsiones se vuelvan más frecuentes, más graves o ambas.

Todo sobre la Mordedurda de Garrapatas en Perros

Todo sobre la Mordedurda de Garrapatas en Perros

Encontrar una garrapata en su perro puede hacer que se sienta asqueado y preocupado a la vez. Tal vez el pensamiento le revuelve el estómago. O le preocupan los riesgos que las garrapatas representan tanto para su mascota como para su familia. Pero una cosa es segura: Son indiscutiblemente un enemigo temido.

Además del obvio factor «asqueroso», una garrapata puede transmitir enfermedades, causar anemia o infección, e incluso puede causar una rara pero grave condición en perros llamada «parálisis por garrapatas». Como dueño de un perro, conoce los fundamentos de la remoción y prevención de garrapatas y aprende sobre los riesgos de enfermedades. Con el conocimiento adecuado, puede proteger a su perro de la amenaza de garrapatas y saber cómo manejar una mordedura si su perro recibe una.

 

Síntomas de las Mordeduras de Garrapatas en Los Perros

por que mi perro tiene garrapatasEn primer lugar, la mayoría de las picaduras de garrapatas pueden detectarse simplemente pasando la mano por el pelaje de su perro, observando cualquier bulto o protuberancia en la superficie. Las garrapatas a menudo se adhieren en grietas o en áreas con poco o ningún pelo. Presta especial atención al área suave y cálida alrededor de la cara, las orejas y el cuello, y también revisa las extremidades. En los perros de color claro, es fácil ver un absceso que sobresale de la piel. Esto, definitivamente, es un festín. En los perros de color más oscuro, sin embargo, puede ser necesario inspeccionarlos más a fondo para detectar garrapatas adheridas o cualquier costra o herida dejada por el culpable de la comida.

En segundo lugar, no todas las garrapatas transmiten enfermedades. Y muchas garrapatas no portan ninguna enfermedad, aunque la amenaza debe ser tomada en serio. Sin embargo, la mayoría de las enfermedades transmitidas por las garrapatas tardan varias horas en transmitirse al huésped, por lo que cuanto antes se localicen y se eliminen cuidadosamente una garrapata, menor será el riesgo de contraer la enfermedad.

Los síntomas de enfermedades transmitidas por garrapatas, como la enfermedad de Lyme, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas y la parálisis de las garrapatas, se presentan primero con fiebre y letargo. Algunas enfermedades también pueden causar debilidad, cojera, hinchazón de las articulaciones o anemia. Si se produce una infestación masiva, la saliva de una garrapata puede hacer que las toxinas entren en el torrente sanguíneo de su perro, provocando la parálisis de la garrapata. En este caso, puede ocurrir el inicio gradual de una marcha torpe que se convierte en parálisis. Estas señales típicamente comienzan a desaparecer poco después de que las garrapatas son removidas.

Si nota signos de enfermedad en su perro, póngase en contacto con su veterinario tan pronto como sea posible para que puedan comenzar las pruebas adecuadas y el tratamiento necesario. Y ten en cuenta que los síntomas de ciertas enfermedades transmitidas por garrapatas pueden tardar días, semanas o incluso meses en aparecer.

 

Causas de las Picaduras de Garrapatas

Las garrapatas son artrópodos parásitos que se alimentan de la sangre de sus huéspedes. Atraídos por el calor y el movimiento, buscan mamíferos -incluyendo personas, perros y gatos- a los que puedan adherirse y morder. La mayoría de las especies de garrapatas pasan por cuatro etapas de vida: huevos, larvas, ninfas y adultos. Y, para madurar, una garrapata debe darse un festín de sangre durante todas sus etapas de crecimiento. Dependiendo de la especie, la vida de una garrapata puede ser de varios meses a años, lo que la convierte en una amenaza continua tanto para las mascotas como para los humanos.

Las garrapatas se esconden en la hierba alta o en los arbustos y esperan a los posibles huéspedes (esto se llama «búsqueda»). Cuando se encuentra un huésped, la garrapata sube a bordo y pega sus partes bucales a la piel, comenzando su comida de sangre. La garrapata puede continuar alimentándose durante varias horas o días, y no se desprenderá hasta que haya terminado de comer.

como tratar garrapatas en perros

Tratamiento

Para quitarle una garrapata a su perro, primero localiza un par de pinzas de nariz. Luego, aleja el pelo de la región circundante de la mordedura y coloque las pinzas lo más cerca posible de la piel del perro, sujetando cuidadosamente la garrapata. Tira hacia afuera (sin torcer) con una suave presión hasta que sienta que la garrapata disminuye su agarre y pueda alejarla de la piel. Trata de no agarrar la garrapata demasiado fuerte para perforar su cuerpo, liberando potencialmente sangre y patógenos. Y nunca trate de quemarla con una cerilla encendida, ya que hacerlo puede causar que la garrapata libere más saliva (y toxinas) en su mascota. Una vez que la garrapata esté fuera, colócala en una bolsa de plástico sellada o en un frasco de alcohol y llama a tu veterinario para que la inspeccione. Finalmente, limpie la herida con alcohol y coloca una pequeña cantidad de antibiótico tópico sobre la herida.

Después de la inspección de garrapatas, su veterinario puede recomendarle que se haga un análisis de sangre para detectar enfermedades transmitidas por garrapatas. Si su perro tiene fiebre, se muestra letárgico o experimenta algún signo de cojera, un veterinario puede administrarle antibióticos durante varias semanas. Con la aparición repentina de Lyme, los antibióticos deberían ayudar a su perro a recuperarse en dos a cinco días. Los perros que sufren de daño renal debido a Lyme necesitan tratamiento adicional con un ciclo más largo de antibióticos, así como a veces hospitalización, apoyo nutricional y líquidos por vía intravenosa. La recuperación completa depende de la gravedad del daño.

Cuando es el caso de la parálisis por garrapatas, la simple remoción de las garrapatas resolverá los síntomas en cuestión de horas, ya que las neurotoxinas en la saliva de una garrapata son la causa subyacente. En unos pocos casos, se puede suministrar oxígeno suplementario a los perros que muestran dificultad para respirar debido a la anafilaxia. Una vez que los efectos de las toxinas desaparecen, el perro debe mostrar una recuperación completa.

 

Cómo Prevenir las Mordeduras de Garrapatas en Los Perros

Si vive en una región donde se encuentran garrapatas, revise a su perro cada vez que entre al aire libre, especialmente después de jugar en áreas boscosas. También puede llamar a un servicio profesional para que rocíe su jardín en busca de garrapatas. Busca un servicio que utilice aerosoles a base de aceites esenciales que sean seguros para los niños, las mascotas y el follaje.

 

Los perros también pueden ser tratados con productos como champús y collares para garrapatas. Sin embargo, estos productos por lo general contienen productos químicos fuertes y no se recomiendan para su uso en cachorros. Pídale a su veterinario que le recomiende el producto de prevención más seguro y efectivo disponible y asegúrese de usarlo según las instrucciones.

Si sospecha que su mascota está enferma, llama a tu veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulte a su veterinario, ya que ellos han examinado a su mascota, conocen su historial de salud y pueden hacer las mejores recomendaciones para tu mascota.