La aparición de la laminitis es una emergencia. Si sospechas de laminitis, debes llamar a un veterinario.

La pared del casco que forma la dura cápsula externa se enlaza con las láminas carnosas que se encuentran debajo de ella, con proyecciones parecidas a las de los dedos que se asemejan a los cierres de gancho y bucle. Si la lámina se inflama, verás los síntomas de la laminitis. Debido a que las láminas están encapsuladas por la pared dura del casco, no hay espacio para la hinchazón y el caballo tendrá un dolor intenso. El tratamiento veterinario rápido de la laminitis es esencial. Si estás leyendo esto porque sospechas que tu caballo puede tener laminitis, para ahora y llama a su veterinario. Mientras más pronto tu caballo reciba tratamiento, más esperanza tendrá de una buena recuperación.

 todo-sobre-caballos

Causas de la Laminitis

Hay muchas razones por las que los caballos desarrollan laminitis. La sobrealimentación de grano o de hierbason las causas más comunes y los ponis son más susceptibles a la laminitis causada por la sobrecarga de hierba. Los ponis pueden vivir con raciones muy espartanas, y pueden fácilmente comer en exceso con buenos pastos. Una media hora de pasto exuberante puede ser suficiente para un poni. Esta es también la razón por la que alimentar a tu caballo con recortes de hierba es una mala idea. La laminitis puede ser causada por una conmoción cerebral excesiva.

Los caballos pueden resultar heridos después de haber sido conducidos larga y duramente por un camino de superficie dura. Las láminas y la pared del casco se pueden separar y el caballo pasará largos y dolorosos meses mientras la pared del casco vuelve a crecer. Las infecciones bacterianas y los virus pueden causar laminitis al igual que los cólicos. Esto no quiere decir que todos los caballos que contraen infecciones bacterianas, como una yegua con retención de la placenta, contraerán laminitis. Pero la posibilidad existe. Una vez que un caballo ha tenido laminitis, es más probable que tenga más ataques. Cualquier cosa que interrumpa el flujo sanguíneo saludable a los cascos puede causar laminitis. Otros factores contribuyentes pueden ser:

  • Ropa de cama de establo que contiene virutas de madera de nogal negro
  • Hierba que ha sido congelada y descongelada
  • Reacciones a medicamentos
  • Cólico severo
  • Enfermedades metabólicas
  • Mala colocación de los zapatos y recorte de los mismos

Síntomas

Hay grados de agudeza en la laminitis que varían de leves a severos. Los síntomas iniciales de la laminitis son calor en la pared del casco, banda coronaria y suela, con un pulso evidente en las arterias de la zona del casco. El caballo puede mostrar signos de angustia y shock con temblores, sudoración, aumento del pulso, temperatura corporal y respiración. En casos muy severos, la banda coronaria puede drenar fluidos corporales mezclados con sangre. Los huesos dentro del pie pueden comenzar a girar.

porque-da-laminitis

El caballo puede caminar y pararse de tal manera que su peso se desplaza hacia atrás, en lugar de hacia adelante, evitando la presión sobre sus pezuñas delanteras o tratando de quitar el peso de todas las pezuñas. El caballo puede acostarse y no estar dispuesto a levantarse. Cuando el caballo se estira hacia atrás para aliviar la presión sobre los cascos delanteros, la posición se llama señalar. Incluso después de que los síntomas iniciales desaparecen, el caballo puede seguir apuntando debido al dolor continuo, seguir mostrando cojera severa y ser reacio a moverse dando pasos cortos y rápidos. En la pared del casco pueden crecer anillos laminíticos a medida que crece o puede separarse de las estructuras internas del casco. El casco puede volverse más estrecho, con los talones cayendo. En casos extremos, los huesos internos del casco pueden rotar para que penetren en la suela.

Si la laminitis es leve y todo lo que se ve es una renuencia a caminar sobre superficies duras y calor en el casco, se pueden tomar radiografías para confirmar los diagnósticos. Es posible que un caballo tenga laminitis sólo en los cascos delanteros, en todos los cascos o en un solo casco, dependiendo de la causa.

Tratamiento

Se requiere una acción rápida si sospechas que tu caballo está sufriendo de laminitis. La asistencia veterinaria es esencial. Mientras esperas al veterinario, mantén al caballo quieto en un establo con camas profundas o en una superficie como de arena blanda. Si la laminitis es por comer demasiado grano, el veterinario puede administrar aceite mineral para mover el grano restante rápidamente a través del sistema digestivo. Tu veterinario puede sugerir compresas fríasen las pezuñas. Tu veterinario también puede sugerir que los analgésicos como NSAID, Butazone y Banamine son dos medicamentos de uso común. También se pueden administrar vasodilatadores. Los remedios caseros en las primeras etapas no son una buena idea. Su veterinario sabrá cuál es el mejor tratamiento.

tratamiento-laminitis-caballos

Prevención

Evita poner a los caballos en el césped exuberante de repente e introduce pastos de primavera o de crecimiento rápido lentamente. Ten especial cuidado con los ponis, o con cualquier caballo que sea fácil de cuidar y que gane peso fácilmente. Si eres como yo y tienes una yegua que tiende a tener el cuello gordo (en forma de media luna) y sube de peso con sólo mirar una bala redonda, ten cuidado al introducir pasto y ten cuidado con los concentrados como el alimento dulce. Mantén un candado en la sala de alimentación o en el silo, para que los caballos no puedan robar el grano si escapan del pasto o del establo.

Aumenta gradualmente la carga de trabajo de un caballo. Ser un guerrero de fin de semana a caballo puede no ser una buena idea para tu caballo. Evita conducir rápido sobre superficies muy duras como cemento, piedras o asfalto durante largos períodos de tiempo. Además de ser inseguro y duro para las articulaciones de su caballo, los golpes prolongados sobre tales superficies pueden causar el hundimiento. Si su yegua ha tenido un potro y todo parece estar bien, todavía es una buena idea tener al veterinario fuera para revisar a la yegua.

Conoce un poco más sobre la laminitis en equinos, con este corto pero importantísimo vídeo: