Las cataratas en los perros afectan más típicamente a los canes mayores con quebrantos de salud, pero las cataratas en los cachorros pueden estar presentes al nacer. La catarata es una opacidad del cristalino dentro del ojo del cachorro. La lente se encuentra directamente detrás de la pupila y normalmente es transparente.

Los perros sufren de cataratas con más frecuencia que cualquier otra especie. Aunque en la mayoría de los casos se encuentran en perros mayores de cinco años, las cataratas pueden desarrollarse a cualquier edad. Algunos perros nacen con ellas o las desarrollan como cachorros.

¿Cómo se Clasifican las Cataratas?

Una catarata es un tema de salud importante que interfiere con la visión normal de tu perro. A menudo se clasifica por la edad del perro cuando se desarrolla. Las cataratas congénitas están presentes al nacer, las cataratas juveniles se desarrollan durante la etapa de cachorro y las cataratas seniles ocurren en los perros senior.

enfermedades-caninas

El grado de nubosidad del cristalino también influye en la clasificación de la catarata. La opacidad puede variar desde un pequeño punto blanco hasta una estructura totalmente opaca que afecta a toda la lente. Si el lente se enmascara completamente, el resultado es ceguera. Dependiendo del grado de opacidad, puedes notar nubosidad dentro del espacio de la pupila que parece una canica blanca dentro del ojo.

 

Por qué se Desarrollan las Cataratas?

Varias cosas pueden resultar en cambios de lentes. La lesión, así como la inflamación resultante, pueden causar una catarata. Cuando eso sucede, generalmente sólo afecta a un ojo. Algunos cachorros nacen con cataratas. Las cataratas resultantes de una mala nutrición son posibles, pero raras debido a los avances modernos en las dietas caninas. En algunos casos, la catarata es idiopática, lo que significa que la causa no puede ser identificada.

curar-cataratas-cachorros

Los perros sufren con mayor frecuencia de cataratas seniles o de «vejez«; casi todos los perros mayores de ocho años sufren algún grado de nubosidad en el cristalino del ojo. Las cataratas en los perros también pueden ser el resultado de la diabetes mellitus cuando la proteína del cristalino se lesiona por cambios metabólicos.

Pero la mayoría de las cataratas caninas son hereditarias, especialmente en ciertas razas. Poodles, Cocker Spaniels, Boston Terriers, Wirehaired Fox Terriers, Siberian Huskies, Golden Retrievers, Old English Sheepdogs, y Labrador Retrievers son los más afectados.

 

¿Cómo se Tratan las Cataratas?

Una catarata puede afectar sólo a una parte del cristalino y, en consecuencia, algunos perros muestran pocos signos. Las cataratas que cubren todo el cristalino aún pueden permitir algo de visión, de modo que el cachorro pueda «ver» alrededor de la parte nublada. Los perros son expertos en hacer adaptaciones y confiar más en el sentido del olfato y la audición para compensar los problemas de visión.

El tratamiento puede no ser necesario hasta que se pierda un alto grado de visión y las cataratas se vuelvan problemáticas para el cachorro. A menudo, incluso a los perros ciegos les sigue yendo bien en un entorno familiar al confiar en sus otros sentidos agudos. Cuando se puede identificar una causa subyacente, se trata cuando es posible. Por ejemplo, corregir la nutrición o tratar la inflamación que resultó de una lesión en el ojo.

operacion-cataratas-cachorro

Cachorros y Cataratas Congénitas

Los cachorros que nacen con cataratas congénitas pueden mejorar a medida que maduran. Esto se debe a que el lente dentro del ojo del cachorro crece junto con el perro. Como el área de nubosidad en el cristalino permanece del mismo tamaño, para cuando el cachorro se convierte en adulto, la parte afectada del cristalino es relativamente pequeña. En la edad adulta, muchos perros que nacen con cataratas son capaces de compensar y ver «alrededor» de la nubosidad.

 

Cirugía de Cataratas para Perros

En los perros que tienen problemas para navegar debido a la pérdida de la visión, la vista se puede restaurar casi a la normalidad mediante cirugía. Sin embargo, este procedimiento no está indicado cuando la catarata es causada por inflamación.

Las mismas técnicas quirúrgicas utilizadas en las personas con cataratas se aplican a las mascotas. La mayoría de los oftalmólogos veterinarios en la práctica privada o en una universidad pueden realizar la cirugía, que se realiza bajo anestesia general.

El lente está contenido en una especie de cápsula, como una cáscara de huevo. Más comúnmente, la cirugía remueve la parte frontal de la cáscara y el contenido del interior, dejando intacta la mitad posterior de la cápsula/cáscara. En algunos casos, se retira todo el cristalino y se trasplanta un nuevo cristalino para reemplazar el dañado. A los perros que se someten a la cirugía generalmente les va bastante bien.

Te dejamos este vídeo para más información: