El aseo es una actividad que es agradable tanto para usted como para su caballo. Cepillar a su caballo le brinda una buena oportunidad para comprobar si hay lesiones e irritaciones. Sigue estos fáciles consejos para un correcto aseo de tu caballo.

1) Organice sus Herramientas y Asegure su Caballo

Trate de hacer del aseo personal un hábito diario. Es una necesidad absoluta antes de montar. La arena debajo de la silla o cincha será incómoda para su caballo y podría causarle llagas en el lomo.

Tenga sus herramientas de aseo en un lugar conveniente y seguro. Un cubo ancho puede ser el más barato y el más fácil para poner los cepillos, aunque hay muchas cajas de cepillado en el mercado que mantienen las herramientas organizadas y a mano.

Necesitará:

  • Un peine de curry o un guante de limpieza.
  • Un cepillo para el cuerpo con cerdas bastante rígidas.
  • Un peine de crin y cola. El plástico causa menos roturas que el metal.
  • Un cepillo de acabado de cerdas suaves y finas.
  • Una púa para cascos.
  • Una esponja limpia o un paño suave.

También es bueno tener:

  • Spray para el aseo personal.
  • Ungüento para cascos si se lo recomienda su herrador.
  • Tijeras o cortaúñas.

No ponga su cubo o caja demasiado cerca de su caballo donde pueda volcarlo, o donde pueda tropezar con él mientras se mueve alrededor de su caballo. También haga que su caballo sea atado con seguridad, ya sea con lazos cruzados o con un nudo de liberación rápida.

cuidado-de-cascos-de-caballo2) Limpie las Pezuñas de su Caballo o Poni

Limpie los cuatro cascos y verifique si hay signos de lesión o enfermedad. Dibuje el gancho de atrás hacia adelante para limpiar alrededor de la ranilla.

Limpiar los cascos de su caballo es muy importante. Desliza tu mano por la pata delantera izquierda. Apriete la parte posterior de la pierna a lo largo de los tendones justo por encima de la cuartilla y diga «arriba» o «pezuña», lo que sea que su caballo esté entrenado para responder. Sujete la pezuña y con el casco saque cualquier suciedad, estiércol o cualquier otra cosa alojada en la ranilla o en la planta del pie. Revise si hay alguna lesión y signos de candidiasis bucal, talón de grasa u otros problemas. Tome nota de cualquier grieta en la pared del casco para que pueda consultar con su herrador sobre lo que se debe hacer. Suavemente coloque la pata de nuevo en el suelo y continúe hasta que las cuatro patas hayan terminado.

3) Peinado con Cepillo

Comenzando por el lado izquierdo, use su peine de curry o su guante de limpieza para aflojar la suciedad en la piel de su caballo. Este paso es donde usted quita cualquier barro, arena, polvo y otros desechos antes de tratar de poner un brillo real en la piel de su caballo. Pase el cepillo con movimiento circulares por todo el cuerpo del caballo. Tenga cuidado con las áreas óseas de los hombros, caderas y piernas. Use un toque ligero en estas áreas. Muchos caballos son sensibles a que les cepillen el vientre y entre las patas traseras (a algunos les encanta). Tenga cuidado en estas áreas y trate de hacer una presión más lijera.

Algunos caballos tienen la piel más sensible que otros, por lo que debe ajustar la presión sobre la piel de acuerdo al lenguaje corporal de su caballo. Si su caballo reacciona echando hacia atrás sus orejas o moviendo su cola en agitación, le está diciendo que el cepillado es demasiado vigoroso. Además de curar, también buscará cualquier lesión o herida en la piel. Si encuentra algo, querrá evaluar la lesión y decidir si quiere tratarla usted mismo con algo de su botiquín de primeros auxilios, o si necesita un veterinario para tratarla.

curso-cuidador-caballos

4) Peine la Crin y la Cola

Una crin y una cola que fluyen y brillan son un placer para la vista. Obtenga ese aspecto saludable siendo gentil y paciente mientras cepilla la melena o la cola de su caballo. Ya sea con un peine o cepillo de crin, comience en la parte inferior de las hebras y cepille hacia abajo en secciones hasta que pueda peinar suavemente desde la parte superior de la crin o cola, hasta la parte inferior. Cuando cepille la cola, párese hacia un lado y tire de la cola suavemente hacia usted. De esta manera, no estará en el camino de caballo en caso de que tire una patada. Es agradable tener un spray que desenreda el cabello y facilita el cepillado de las hebras largas. Un spray para el cuidado personal también puede ayudar a evitar que el vello se enrede demasiado. A algunas personas les gusta mantener las colas de sus caballos envueltas para mantenerlas limpias y libres de enredos, pero yo prefiero dejar que mi caballo use su cola de la manera en que la naturaleza lo desea, para ahuyentar a las moscas.

5) Use un Cepillo para Eliminar la Suciedad

Después de limpiar el cuerpo para eliminar la suciedad más gruesa, es hora de ir a trabajar con un cepillo rigido. Este tipo de cepillo se deshará de lo que el peine de curry no pudo. Con el cepillo para el cuerpo, saca la suciedad que ha salido a la superficie. Empieza por un lado y muevase alrededor del caballo cepillando en movimientos de barrido siguiendo la dirección del crecimiento del vello. Algunas personas encuentran que el cepillo para el cuerpo es más útil para limpiar las patas que el peine de curry. Todas las curvas y ángulos de las patas hacen que sea difícil conseguir un buen resultado con el cepillo curry. Así que puede utilizar el cepillo para el cuerpo, a veces con bastante energía, para eliminar cualquier resto de suciedad. Este es un buen momento para detectar lesiones e irritaciones de la piel en las piernas, rodillas y páncreas, como pequeños cortes y mellas, o incluso problemas como la grasa en el talón.

cuidado-crines-caballo

6) Usa un Cepillo para el Acabado

Mi madre siempre bromeaba diciendo que nunca usaba un cepillo de acabado porque nunca sintía que había terminado de cepillar a su caballo. Bueno, puede que nunca quiera terminar, pero su cepillo de acabado le ayudará a resaltar el brillo del pelo de su caballo. Un cepillo de acabado tendrá cerdas más cortas y suaves y se puede usar en la cara de su caballo o poni si no tiene un cepillo especial sólo para eso. Retire suavemente el polvo de las áreas más amplias de la cara, los oídos y la garganta de su caballo. Con movimientos de barrido, elimine cualquier polvo que no haya sido removido por el cepillo para el cuerpo. Las cerdas más finas ayudan a alisar el vello corporal y dejan a su caballo con un aspecto más acabado y brillante. Cuando piense que ha terminado, puede aplicar un spray para el aseo personal. Los aerosoles para el aseo personal, dependiendo del tipo, pueden proporcionar protección solar y dar brillo al pelo de su caballo, pero no son necesarios. Sin embargo, si planea montar a caballo, debe tener en cuenta que algunos productos pueden hacer que el cabello se resbale y hacer que su silla de montar se mueva. Trate de evitar la aplicación en el área del sillín.

7) Limpie las Orejas, los Ojos, el Hocico y la zona de la Base Nasal

Hasta ahora, ha limpiado el cuerpo, la melena y la cola de su caballo. Ahora es el momento de los detalles. Con una esponja húmeda o un paño suave limpie alrededor de los ojos y el hocico del caballo, y limpie cualquier suciedad o paja.  Es posible que prefiera un paño suave, ya que se puede lavar más fácilmente entre usos. Revisa los ojos de tu caballo. Un poco de lagrimeo en la esquina del ojo no es raro, pero tome nota del exceso de lagrimeo, enrojecimiento o hinchazón. Las infecciones oculares deben ser tratadas con prontitud. Revise las orejas para ver si hay cabezas de semillas alojadas o suciedad. Algunos caballos son quisquillosos con las orejas, así que vaya despacio y tenga cuidado de no pellizcar o tirar de los pelos. Eventualmente, a su caballo le encantará que le arreglen las orejas. Cuando termine con la cara, use el paño para limpiar alrededor de la corteza y la cabeza de la cola.

cuidado-del-cabello-caballo

8) Los Toques Finales

El uso de aceite o ungüento para cascos es un poco polémico. En el mejor de los casos, hará que los cascos luzcan bien. Algunas personas sienten que previene que el casco absorba la humedad necesaria; otras sienten que sella la humedad. Hable con su herrador para que le ayude a decidir. Aplique aerosol o protector solar si las condiciones lo requieren. Algunos caballos se oponen al silbido de los pulverizadores, así que vaya despacio y desensibilice a su caballo gradualmente, quizás usando una botella de agua para empezar.