Los erizos son lindas bolas puntiagudas que tienen narices adorables y pequeñas patas, ¡pero pueden ser un puñado de problemas si no sabes cómo cuidar tu mascota correctamente! Así que aquí están las 5 cosas principales que debe saber antes de obtener un erizo.

Alojamiento

La vivienda es algo muy importante en la vida de tus erizos, ya que necesitan muchas cosas en su vida para mantenerse cómodos y felices. Los elementos principales son:

  • Jaula espaciosa para hurgar
  • Ruedas cilíndricas (nada con agujeros, ya que pueden causar lesiones / pata de gallo)
  • Un lugar al que retirarse cuando están asustados, nerviosos o quieren dormir
  • Recipientes de cerámica o vidrio para comida / agua (el plástico es demasiado liviano y se puede volcar fácilmente)
  • O una botella de agua será suficiente, pero por favor controla ya que algunos de tus amigos puntiagudos no pueden entenderlos.
  • Fuente de calor las 24 horas (¡ES NECESARIO ya que provienen de climas más cálidos y no están acostumbrados a nuestro clima más frío!)

Personalidad

Los erizos tienen un mecanismo de defensa extraño en el que se enrollan en una pequeña bola apretada cuando se sienten amenazados. Una vez en esta bola, es muy difícil desenrollarlos porque tienen músculos increíblemente fuertes en la espalda. Una vez en esta bola, sus púas se pegan hacia afuera y son sorprendentemente afiladas. También pueden hacer todo tipo de sonidos locos como gruñidos, chillidos, resoplidos o resoplidos (¡que no debe confundirse con un estornudo!). Cuando están enojados o nerviosos, también puedes escucharlos resoplar, hacer clic o silbar. Todos estos sonidos también pueden ser una advertencia para el propietario de que su erizo se encuentra en una situación incómoda. No todos los sonidos son malos, ¡y pueden silbar o ronronear cuando están felices!

Pueden portar enfermedades

Los erizos pueden transmitir algunas enfermedades zoonóticas, lo que significa que pueden transmitirse a las personas. Una de las enfermedades más populares es la bacteria Salmonella en las heces. Por eso es tan importante limpiar su jaula de forma segura. En la naturaleza, se sabe que los erizos defecan mientras corren, dejando sus heces detrás de ellos. En un entorno doméstico, todavía hacen esto, sin embargo, lo hacen mientras están en su rueda, debido a esto, sus botas de hedgies pueden ensuciarse mucho con bastante frecuencia. Hacer un pequeño baño de botas no los perjudica, especialmente cuando los propietarios los van a manipular a diario. ¡Es muy importante que, como dueño de una mascota, te laves las manos después de cargar a tu mascota para prevenir la propagación de Salmonella!

Manejo y vinculación con el propietario

Si manejas a tu erizo, estas pequeñas criaturas pueden ser bastante amigables y aprenden a recordar tu olor y sonido de tu voz. A menudo, los erizos que no se manipulan a diario pueden volverse nerviosos y malhumorados. Para ayudar a tu mascota a recordarte, puedes hacer lo siguiente:

  • Coloca una camiseta gastada sobre la jaula para que tu aroma fluya
  • Puedes dormir con un trozo de vellón o manta y colocarlo directamente en su jaula para acostarse
  • Cualquier olor nuevo que puedas tener, como perfumes y lociones, puede confundir a tu mascota.
  • Tener una radio sonando de fondo mientras está fuera puede reducir el miedo a los sonidos; como una puerta al cerrarse o un ruido fuerte general al llegar a casa.
  • Tu voz debe ser un sonido agradable que brinde alegría y tranquilidad. Cuando te acurrucas con tu mascota, hablar con ellos en voz baja, ¡puede ponerlos en un estado feliz!

Qué hacer y qué no hacer con la comida

El mejor tipo de alimento que puedes alimentar a diario es el alimento seco para gatos, ya que es rico en proteínas. ¡La cantidad de dieta ideal que su mascota necesita es de aproximadamente 1-2 cucharadas por día! ¡Como regalo, pueden tener hasta una cucharada de cualquier carne / fruta / verdura / lácteos enumerados a continuación hasta 3-4 días por semana! Pueden comer casi cualquier cosa en tu cocina, pero ten mucho cuidado de que no pesen demasiado. A continuación se enumeran los elementos que debes y no debes hacer para alimentar a tu amigo puntiagudo:

Hacer:

  • Carnes (cocidas): Pollo, salmón, atún, bistec magro, huevos cocidos y gusanos de la harina
  • Verduras (lavadas y cocidas siempre es mejor): Lechuga, verduras, brócoli, espárragos, pimientos verdes y zanahorias
  • Fruta: Manzanas, plátanos, cerezas (sin hueso), peras, melones, mango, melocotón, ciruela y bayas (arándanos sin piel)
  • Lácteos (cantidades muy pequeñas): Requesón y yogur

No hacer:

  • Carnes: Carnes enlatadas o procesadas, crudas, fritas o condimentadas, insectos de cualquier tienda de cebos / patio trasero
  • Vegetal: Cebolla, ajo, tomates, champiñones y patatas
  • Fruta: Uvas, aguacate y cítricos.
  • La leche de vaca
  • Otros: nueces (todas) y chocolate!