Los hurones son mascotas exóticas muy entretenidas y juguetonas. Sin embargo, los hurones, de la misma forma que los perros y gatos, son propensos a una gran variedad de enfermedades.
Usted, al conocer las enfermedades más comunes que su hurón puede desarrollar, estará mejor preparado para reconocer sus signos y síntomas e incluso  también para evitar que su hurón se enferme de primer momento.

Moquillo de Huron

Debido a las vacunas contra esta enfermedad, el moquillo no se ve tan ampliamente como solía verse, pero sigue siendo una preocupación importante para los dueños de hurones domésticos. El moquillo es mortal y muy contagioso, por lo que es tomado muy en serio dentro de la comunidad de propietarios de hurón. La mayoría de los hurones reciben su primera vacuna contra el moquillo en sus criaderos, pero debe reforzarse un mes después y luego anualmente.
Los síntomas de la enfermedad son: ojos llorosos e inflamación, en un principio. Luego, los hurones con moquillo, desarrollan costras con alimento por toda su cara. Estos cambios en la piel son clásicos de la enfermedad.

Enfermedad de las Glándulas Suprarrenales

La enfermedad de las glándulas suprarrenales puede ser la enfermedad más común de todas. Hay varios factores que pueden causar esta enfermedad, pero no existe una real cura para ella. Los veterinarios creen que las prácticas tempranas de esterilización y castración pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad, pero también se cree que la dieta y la falta de exposición a los rayos UVB son factores contribuyentes.
El sistema adrenal de los hurones secretan diferentes hormonas, entre ellas, las hormonas sexuales. Se cree que, al eliminar los órganos reproductivos de un hurón a edad temprana y teniendo en cuenta que estas glándulas seguirán produciendo hormonas sexuales durante toda su vida. Estás se agrandan y se vuelven cancerosas. Para controlar las secreciones de hormonas, usted puede o bien iniciar un tratamiento con inyecciones o colocarle un implante a su hurón para así controlar la segregación.

Los síntomas de esta enfermedad incluyen pérdida de cabello, agrandamiento de la vulva, inflamación prostática (que causa incapacidad para orinar en los hurones masculinos), picazón y agresión.

 

Linfoma de Hurón                                                                 

El linfoma es un terrible cáncer de hurón que afecta los ganglios linfáticos. Es mortal y su prevención es desconocida.
Cuando un ganglio linfático está visiblemente agrandado, es momento de sospechar de linfoma en su hurón. Los hurones, como otros animales, tienen vasos linfáticos en múltiples lugares de sus cuerpos. Los lugares más comunes son: en el cuello, en las axilas y en la parte posterior de las patas traseras. Pero a veces, la cirugía abdominal revela ganglios linfáticos agrandados que no se veían externamente.

Sin embargo, no todos los ganglios linfáticos son cancerosos. Las infecciones pueden hacer que los ganglios se hinchen temporalmente.

 

Cardiomiopatía Dilatada

Esta es una afección cardíaca que puede causar la muerte súbita en hurones, no es tan común como otras enfermedades, pero de cualquier manera es una gran preocupación para los propietarios de hurones. La taurina es un ingrediente en alimentos de calidad para hurones que puede desempeñar un papel muy importante en la salud del corazón, pero se desconoce si su exclusión causa cardiopatía dilatada.
La miocardiopatía dilatada se puede considerar como insuficiencia cardíaca en hurones. Los síntomas que se pueden observar incluyen debilidad, letargo, tos y un aumento en la frecuencia respiratoria. Estos se deben a que el corazón está trabajando más debido al proceso de la enfermedad. Estos tipos de enfermedades y más aún la cardiomiopatía son difíciles de diagnosticar, a menos que su veterinario escuche un soplo cardíaco o tenga un ecocardiograma. Se recetan medicamentos para disminuir la cantidad de esfuerzo que el corazón tiene que hacer para bombear sangre, pero no hay cura para la miocardiopatía dilatada.
veterinario-hurones-madrid

Insulinoma de Hurón

Mientras que la diabetes aumenta el nivel de azúcar en la sangre, el insulinoma hace que disminuya el nivel de azúcar en la sangre de un hurón. La dieta juega un papel importante en esta enfermedad. Las células del páncreas desarrollan tumores que secretan más insulina de la necesaria para un hurón, por lo tanto, el nivel de glucosa (azúcar en la sangre) disminuye y el hurón se vuelve letárgico. Si el nivel de azúcar en la sangre baja demasiado, pueden ocurrir convulsiones, coma y muerte, lo que hace que esta enfermedad sea muy aterradora.
Los signos de insulinoma en un hurón suelen ser somnolencia y letargo excesivo. Una simple prueba de azúcar en la sangre diagnostica este tumor del páncreas y generalmente se recetan esteroides para su tratamiento. A veces, se realiza una cirugía para extirpar parte del páncreas del hurón, esto permite que el hurón no necesite medicamentos y regule sus propios niveles de glucosa una vez más. La dieta es esencial en el éxito del manejo de un hurón con insulinoma, ya que los picos de azúcar en sangre al comer pueden estresar más al páncreas, lo que conduce a un mal manejo de la enfermedad.

Obstrucción Gastrointestinal 

Los hurones son unas mascotas muy traviesas y es por eso que a menudo se meten en problemas con objetos que no están destinados a ser comidos. Los artículos de goma son especialmente tentadores para los hurones debido a su textura suave y fácil masticación. Estos objetos pueden obstruir o bloquear el tracto gastrointestinal de un hurón y, si no se eliminan, pueden poner en peligro la vida de su mascota.
Puede ser difícil saber si su hurón comió algo que le causará una obstrucción, pero al cabo de un tiempo, verá como su hurón comienza a dejar de defecar y vomitar. Perderán peso, se volverán más lentos y pueden mostrar signos de dolor al recogerlos. Una radiografía es la mejor opción para diagnosticar la presencia de un objeto extraño en el interior de su mascota. Luego se realizará una cirugía o recuperación endoscópica, dependiendo del tamaño del elemento y dónde se encuentre el mismo.

Prevenir las obstrucciones gastrointestinales puede sonar fácil, pero por lo general los dueños ni siquiera saben cómo hacen sus hurones para encontrar y devorar elementos dañinos para su salud. Botones de controles remotos que han sido masticados, objetos que han caído al suelo, llaveros, imanes para el refrigerador, y muchas cosas más, han sido encontrados en las barriguitas de los hurones.

Las bolas de pelo también pueden causar una obstrucción. Estos se llaman tricobezoares y no aparecen en una radiografía pero causan los mismos síntomas. El cabello no se descompone en el estómago ni en los intestinos, por lo que generalmente se acumula y luego causa un bloqueo que no permite el paso de los alimentos. A menudo necesitan ser removidos quirúrgicamente al igual que los objetos extraños.

 

Anemia Aplástica del Hurón

Si usted se ha preguntado la razón de esterilizar a los hurones a una edad tan temprana, es por la anemia aplásica. La anemia aplásica se produce cuando la médula ósea deja de producir células sanguíneas. Las hembras de hurón que entran en celo necesitan aparearse para evitar que su cuerpo produzca grandes cantidades de estrógeno y para suprimir la función de la médula ósea. Si se suprime esta producción, el hurón se vuelve anémico.

Los síntomas de la anemia suelen ser letargo, debilidad y encías pálidas. Los hurones que han estado en celo durante más de unas pocas semanas corren el riesgo de sufrir anemia. Afortunadamente, su veterinario puede tratarlo y se puede prevenir esterilizando su hurón.

Enfermedad Dental

Los hurones tienen dientes y con ellos vienen enfermedades si no se cuidan adecuadamente. No muchas personas cepillan los dientes de sus hurones, pero en el mercado se ofrecen alimentos que ayudan a proteger y mantener limpios los dientes de su mascota. Las croquetas no sirven para la salud de los dientes de los hurones, pero las presas enteras, como los ratones y las gallinas, sí. Los hurones están hechos para desgarrar su comida y aplastar los huesos, pero la mayoría de los propietarios de hurones no entienden este concepto, por lo que alimentan a sus hurones con croquetas perjudiciales para su salud.
Los dientes enfermos causan dolor, mal aliento, y podrá ver a su hurón lamiéndose los labios repetidamente o golpeándose la cara con sus piernas. Su veterinario puede extraer los dientes defectuosos, pero aún mejor, la enfermedad dental puede prevenirse con una dieta adecuada, juguetes de masticación o alguien lo suficientemente valiente como para cepillar los dientes de su hurón.
Si su hurón presenta síntomas de las enfermedades antes descriptas en este articulo, le recomendamos que acuda inmediatamente a su veterinario de confianza para poder diagnosticar a su mascota y así proceder con el tratamiento que mejor se adecue para su salud.