En esta ocasión, le traemos los errores que se deben evitar a la hora de montar caballos. Los chequeos rápidos pueden hacer que manejar sea más seguro y cómodo. Prepararse para montar requiere un poco de atención a los detalles. Lo primordial es que su caballo esté seguros y cómodo. Aquí hay errores que hay que tener en cuenta…

Desatender el Cuidado Personal

Siempre es un error no cepillar el dorso y el cuello del caballo antes de montar. La arena, las rebabas u otros residuos pueden alojarse en el pelaje de su caballo, especialmente cuando el pelo es grueso durante el invierno. Esto puede causar rozaduras y molestias que pueden hacer que su caballo se comporte mal. Siempre prepare la silla de montar y el área de cincha antes de poner la alfombrilla o la manta en su caballo.

Otro error de acicalamiento es saltarse el chequeo de las pezuñas de su caballo antes de montar. Existen diversos objetos que pueden alojarse en la parte inferior de ellas, lo que puede hacer que a su caballo le duelan los pies. Una herradura suelta puede causar cojera y puede hacer que su caballo se tropiece, lo que podría lesionar a ambos. Limpie y revise las pezuñas cuando este por montar y al terminar. 

Mantas Sucias y Arrugadas para la Silla de Montar

comida-de-caballos-de-carrerasSiempre verifique que sus almohadas o mantas estén limpias. La acumulación de suciedad puede causar rozaduras y cosas como ramitas u otros desechos pueden causar molestias que pueden hacer que su caballo se comporte mal. Cuando le vaya a colocar la manta o la almohadilla, asegúrese de que esté perfectamente lisa y de que no haya pliegues ni arrugas donde se asienta el sillín.

No Verificar las Tachuelas de los Arneses

Cada vez que monte, debe hacer una revisión de las tachuelas presentes en los arneses. Busque puntas sueltas o deshilachadas, cuero estirado o agrietado, anillos o hebillas fracturadas, bordes desgastados o afilados en las puntas y cualquier otro daño o desgaste que pueda hacer que su silla de montar, brida o mordedura se deshaga mientras conduce. Los pedacitos con los bordes afilados expuestos pueden hacer que un caballo se ponga de mal humor y se comporte mal. Las uñas que se clavan a través del vellón en la parte inferior de los sillines también pueden causar molestias. Acostúmbrese a hacer una revisión rápida cada vez que conduzca, y haga una revisión minuciosa cuando la limpie.

Bridaje Descuidado 

Evite los hábitos descuidados de colocar las bridas de su caballo. Cuando las coloque sobre las orejas, tenga cuidado. A algunos caballos no les gusta que les doblen las orejas. No apriete demasiado la banda de la nariz ni la garganta. Asegúrese de que las hebillas estén bien abrochadas, para que la brida no se afloje al montar. 

Tenga cuidado de no apretar la broca contra los dientes de su caballo, pellizcar o tirar de sus labios o empujar una broca helada en su boca. Estas cosas pueden hacer que su caballo se sienta resentido por tomar el bocado y hacer que sea difícil montar en el futuro. Una vez más, revise su broca para ver si hay señales de desgaste, bordes ásperos o afilados o uniones que se pellizquen. Esto puede hacer que su caballo se sienta incómodo y un caballo incómodo podría reaccionar comportándose mal.

comida-de-caballos-como-se-llama

No Verificar

Compruebe la circunferencia y todos los elementos necesarios desde el área de preparación hasta donde se monta. Puede que la silla se haya aflojado o otras cosas similares. Siempre haga una doble verificación antes de montar. Verifique que sus riendas no estén torcidas y que cualquier otro equipo que esté usando, como martingales o collares estén bien ajustados.

Esperamos que estos consejos le hayan sido de mucha ayuda para ser precavidos y cuidadosos con sus caballos al momento de montarlos.