¿Tu perro tiene miedo de las escaleras? Algunos perros tienen miedo de subir y bajar escaleras. Este es un miedo o fobia bastante común. Le pasa mucho a perros jóvenes que pueden no haberlas encontrado cuando eran cachorros. Afortunadamente puedes ayudar a tu perro a superar este miedo y subir y bajar las escaleras con confianza. Esto es lo que necesitas saber si tu perro le teme a las escaleras.

Descartar una Condición Médica

Antes de buscar problemas de comportamiento de un perro que puedan causar miedo a las escaleras, habla con tu veterinario. El miedo de tu perro puede provenir de un problema físico. Es posible que no quiera subir y bajar las escaleras porque esto le causa dolor (en casos de artritis o lesión). Haz que tu veterinario descarte una condición médica antes de comenzar cualquier entrenamiento.

Causa del Miedo a Subir y Bajar Escaleras

La mayoría de los perros que tienen miedo a las escaleras desarrollan el miedo debido a la falta de exposición temprana. Si vives en una casa de un solo piso es posible que tu perro no vea las escaleras hasta un poco más tarde en la vida. Incluso puedes desanimar a tu cachorro para que no suba las escaleras y se quede en una habitación individual.

En algunos casos un perro puede desarrollar miedo a las escaleras por una experiencia traumática. Por ejemplo, un perro que se cae por las escaleras puede tener fobia a subir escaleras.

a-mi-perro-le-cuesta-bajar-las-escaleras

Cómo Superar el Miedo a Subir y Bajar Escaleras

El miedo de un perro a las escaleras es fácil de superar. Los siguientes consejos pueden ayudarle a navegar el proceso:

  • Despejen los escalones: asegúrate de que no haya nada en las escaleras con lo que tu perro pueda tropezar o volcar. Asustarse de esta manera causará un gran revés en su entrenamiento.
  • Distrae al perro temeroso: en lugar de tratar de forzar a tu perro a subir y bajar los escalones, engáñalo para que suba o baje distrayéndolo un poco. Acaricia tus manos contra tus piernas, habla con tu perro en un tono alegre y dale mucha atención. Da un paso adelante y luego retrocede mientras continúas con la charla feliz.
  • Pon a escondidas algunas de las golosinas favoritas de tu perro aquí y allá. La próxima vez sube unos escalones y retrocede. En el caso de una fobia leve, puedes hacer que tu perro te siga de arriba a abajo unos cuantos pasos sin siquiera darse cuenta. Si consigues que tu perro suba a los escalones, asegúrate de elogiarlo mucho y de darle algunas golosinas. Trabaje gradualmente en persuadir al perro un poco más cada vez.
  • Da un paso a la vez. Una escalera entera puede ser demasiado para que tu perro la maneje. Pero lo más probable es que esté de acuerdo con una. Si su miedo es leve simplemente levántalo y ponlo en el primer escalón. Agita unas cuantas golosinas delante de su nariz y atráelo por el escalón. Usa mucho refuerzo positivo para animarlo. Una vez que se sienta cómodo con un solo paso súbelo uno más y atráelo con golosinas. De esta manera harás que tu perro se sienta cómodo al subir las escaleras.
  • Inviértelo para subir las escaleras. Puedes hacer los mismos pasos anteriores para enseñarle a tu perro a subir las escaleras. Comienza dándole golosinas cuando esté al final de las escaleras. Luego arroja algunas golosinas en el escalón de abajo. Una vez que se sienta cómodo tomando esas golosinas, tira algunas golosinas en el siguiente escalón. Trabaja gradualmente para que tu perro suba las escaleras para conseguir las golosinas. Antes de que te des cuenta ¡tu perro estará navegando por las escaleras como un profesional!

es-malo-para-los-perros-bajar-escaleras

Es de Vital Importancia que seas Muy Tolerante

Recuerda tener paciencia con tu perro. Dependiendo de su nivel de miedo puedes tomar algún tiempo para que se sienta cómodo con las escaleras. Trabaja en sesiones de entrenamiento cortas y optimistas. Si tu perro parece abrumado, frustrado, aburrido o estresado, es hora de terminar la sesión. Siempre trata de terminar positivamente. Si encuentras que la fobia de tu perro es demasiado intensa para superarla, busca ayuda. Un entrenador de perros o un conductista son alternativas óptimas. Pídele a tu veterinario recomendaciones para que te ayude a encontrar al profesional adecuado.

Si sospechas que su mascota está enferma, llama a su veterinario inmediatamente. Para preguntas relacionadas con la salud, siempre consulta a tu veterinario. Ellos han examinado a tu mascota y conocen su historial de salud. Siempre harán las mejores recomendaciones para tu mascota.