Los peces son una de las mascotas por excelencia si eres amante de la tranquilidad y quieres adquirir la responsabilidad de tener un pequeño animalito en casa sin que esto acarree mucho esfuerzo físico o ruido. Ideal para casas o apartamentos pequeños y no representan ningún riesgo.

Sea cual sea el tipo de pez que elijas, debes tener presente que cada uno requiere de atenciones específicas, sobre todo en cuanto a iluminación, agua y alimentación. No te pierdas este artículo donde te contaremos lo que debes saber. ¡Ni más ni menos!

¿Qué tipo de pez comprar para escoger el acuario?

Lo primero que debes hacer es elegir qué tipo de peces quieres o si por el contrario es uno solo, pues a partir de esto podrás comprarle el acuario más idóneo para propiciarle el mejor hábitat. La limpieza regular del acuario y otras tareas de mantenimiento son fundamentales para que tus mascotas estén sanas.

Los peces más habituales para llevar a casa son el pez betta, el pez dorado, el el fantail o cola de abanico y el pez ángel. Pero lo más recomendable es escoger aquellos que toleren mejor las variaciones químicas del agua y que sean más resistentes.

Frecuencia de alimentación

Algunos tipos de peces solo se alimentan con la cantidad que puedan comer en un minuto aproximadamente pero hay otras especies que necesitan de una alimentación diferente. Lo importante es que estés bien informado.

Sin embargo, los peces en su mayoría se alimentan solo con la cantidad de alimento que pueden comer en dos o tres minutos alrededor de dos veces al día. Lo mejor que puedes hacer en cualquier caso es comprar suministradores automáticos de alimentos y lo instalarás en el acuario para así programar la cantidad de comida y las veces que debes alimentarlo y se te hará más fácil la tarea.

El acuario y sus cuidados

cuidado de los peces

En cuanto al equipamiento los elementos básicos son la comida, el agua, el filtro y un calentador para cuidarlos, pero como siempre, todo dependerá de la especie y de aquí dependerán las demás características, sobre todo con respecto a obtener el hábitat adecuado.

Para su limpieza debes saber que el acuario de tu pez o peces requerirá de un cambio regular de agua y comprobar los niveles de pH para garantizar las condiciones adecuadas. Dependiendo del tamaño y del sistema de filtración se realizarán cambios parciales al menos una vez a la semana, así como también limpiarlo y cambiar toda el agua por lo menos de forma mensual.

Por otra parte, los elementos decorativos son válidos y a tus peces les encantará, pero también tendrás que limpiarlos. Los favoritos son las plantas naturales o sintéticas. También es importante que sepas que ellos respiran oxígeno proveniente del agua, así que sería excelente que instales una bomba de aire que asegurará que el agua esté correctamente oxigenada para vivir plenamente.

De la misma manera, necesitan un ambiente iluminado, pero la luz directa del sol no es la mejor porque podría proliferar la formación de algas, entre otros. Así que lo mejor es utilizar una iluminación eléctrica.

Para concluir, el tipo de pez que decidas tener marcará por completo sus cuidados básicos, pero lo que nunca debes olvidar es su alimentación de forma regular y correcta, los niveles de pH del agua y la limpieza de su nuevo hogar para que esté feliz en su acuario y contigo. Para para que tu pececito tenga una vida sana y feliz, tienes que dedicarles el tiempo preciso, con responsabilidad y cumpliendo con todos sus requerimientos propios de cada especie.