Nunca es fácil cuando tu perro comienza a tener problemas de salud, pero reconocer los signos temprano puede reducir significativamente las posibilidades de que avance a algo serio. No son solo los perros mayores los que experimentan problemas oculares, una serie de afecciones que pueden ocurrir en todas las edades y en todas las razas. Estos son los problemas oculares más comunes a los que debes prestar atención en tu perro.

1. Ojos Rosados

Muchos dueños de perros no saben que sus amigos peludos pueden contraer conjuntivitis. Al igual que en los humanos, los síntomas incluyen:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Inflamación
  • Secreción pegajosa

Si tu perro tiene conjuntivitis causada por una infección bacteriana, deberás consultar a un veterinario y recibir una solución antibiótica en gotas para los ojos. En algunas ocasiones, la conjuntivitis puede ser provocada por una reacción alérgica al polen o al humo del cigarrillo y requerirá una solución para eliminar los irritantes de los ojos de tu perro.

2. Córnea Dañada

perro enfermo

Al igual que los humanos, a los perros ocasionalmente les entra algo en el ojo. La hierba y la tierra son los culpables habituales, especialmente si a tu perro le encanta jugar al aire libre. El daño a la córnea puede ocurrir cuando tu cachorro intenta aliviar su irritación rascándose los ojos con sus patas y lastimándose accidentalmente con la uña. Estos son los signos de que tu perro tiene una córnea dañada:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Lagrimeo excesivo de los ojos
  • Manosear el ojo

Si sospechas que tu perro se ha dañado la córnea, debes llevarlo al veterinario lo antes posible. El veterinario podrá evaluar la lesión y ayudar a prevenir la infección.

3. Ojo Seco

También conocido como queratoconjuntivitis sicca, el ojo seco se produce cuando los conductos lagrimales no producen suficiente lubricación. Esto dificulta que los ojos de tu perro eliminen de forma natural el polvo y la suciedad, lo que provoca irritación. Si no se trata adecuadamente, el ojo seco puede provocar arañazos en la córnea e incluso úlceras. Estos son los signos a los que debe prestar atención:

  • Parpadeo excesivo
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Entrecerrar los ojos
  • Manosear los ojos

La solución para el ojo seco suele ser sencilla. Si tu perro muestra estos signos, consulta a tu veterinario y pregunta si las lágrimas artificiales pueden ayudar.

4. Bulto en el Párpado

Una de las afecciones oculares más obvias que experimentan los perros es un crecimiento o un bulto en el párpado. Si bien estos generalmente no molestan a tu cachorro, debe ser examinado por un veterinario. Su veterinario puede realizar una biopsia para asegurarse de que el bulto no sea canceroso y determinar si se debe extirpar.

5. Glaucoma

salud del perro

Cuando el líquido no se drena correctamente del ojo de tu perro, puede causar una presión excesiva, lo que puede provocar glaucoma. Esta afección ocular puede dejar a tu cachorro con mucho dolor o causar ceguera. Los síntomas del glaucoma incluyen:

  • Lagrimeo de ojos
  • Enrojecimiento
  • Nubosidad de los ojos
  • Pupilas dilatadas
  • Ojos saltones

Los síntomas se pueden aliviar con medicamentos y cirugía.

6. Cataratas

A medida que nuestros perros envejecen, las cataratas se vuelven un problema común. Dependiendo de la gravedad, las cataratas pueden afectar la vista de tu cachorro y eventualmente provocar ceguera. Hay varios signos que indican cataratas, que incluyen:

  • Ojos nublados
  • Inflamación ocular
  • Irritación
  • Adopción de nuevos hábitos debido a la pérdida de visión.

Si bien los medicamentos ayudan a aliviar la inflamación ocular, solo la cirugía puede solucionar el problema. Afortunadamente, la mayoría de las cataratas son pequeñas y solo afectan parcialmente la vista del perro.

Visita a tu Veterinario

veterinario ojos perro

Es importante estar atento a los signos de daño ocular y adelantarte a cualquier condición en desarrollo antes de que empeore. Las afecciones oculares a veces pueden ser un signo de problemas de salud subyacentes, por lo que siempre es mejor llevar tus inquietudes a un veterinario. Tu perro es parte de la familia, ¡mantenerlo feliz y saludable es clave!